Amanda Berry aún teme al secuestrador de Cleveland (fotos)

Mientras tanto, Ariel Castro permanece encarcelado y sólo ha recibido visitas de sus abogados, su madre y una hermana
Amanda Berry aún teme al secuestrador de Cleveland (fotos)
Con una foto antigua de su hija Amanda en las manos, Johnny Berry asegura que ella no ha podido disfrutar su libertad.
Foto: Archivo

Cautiva en su libertad pasa los días la joven madre Amanda Berry, una de las tres mujeres alegadamente secuestradas durante 10 años por el puertorriqueño Ariel Castro, en Cleveland, Ohio.

Berry fue quien el pasado 6 de mayo gritó y gritó hasta llamar la atención de vecinos que acudieron a ofrecer ayuda y descubrieron a las jóvenes con vida. La joven mujer tuvo una hija en cautiverio y pruebas de ADN confirmaron recientemente a la justicia que Castro es el padre de la pequeña.

De hecho, Michelle Knight, otra de las cautivas, contó a la Policía que fue ella la encargada de traer al mundo esa bebé, en una piscina plástica.

De Knight y la otra secuestrada, Georgina “Gina” de Jesús, no se han obtenido muchos detalles luego de que fueran liberadas.

Sin embargo, el padre de Amanda Berry, Johnny Berry, ofreció una entrevista en la cual reveló que el proceso de recuperación de la mujer de 27 años está siendo cuesta arriba.

De acuerdo con información publicada en el Daily Mail, Berry tiene pesadillas constantemente y despierta gritando y llorando porque sueña que Ariel Castro la está buscando y se la quiere llevar junto a su pequeña hija, de 6 años.

“Amanda la está pasando muy mal” dijo Johnny Berry. “Tiene pesadillas todas las noches… ella todavía está cautiva. Me contó que le da miedo pensar que su libertad sea solo un sueño y que siente que un día se va a despertar y estará nuevamente en el sótano de la casa de Castro”, añadió el viudo.

Los médicos ya habían advertido que el proceso de adaptación tomará tiempo.

Mientras se completa la investigación del caso, el sospechoso Ariel Castro, quien fue acusado de secuestro y violación, está encarcelado en el condado de Cuyahoga, al no poder pagar la fianza de $8.5 millones que le fue impuesta.

En su registro de visitas, sólo aparecen sus abogados, su madre y una hermana. Aunque ha recibido varias solicitudes de periodistas que quieren visitarlo y entrevistarlo, el individuo ha rechazado que éstos tengan acceso.

Se conoce que Castro pasa la mayor parte de sus días durmiendo y cada 10 minutos un oficial revisa su estado ya que el hombre se encuentra bajo alerta de suicidio.

Al principio de su encierro no hablaba con nadie, pero ya se reportó que agradeció a un oficial que le llevó desayuno y le deseó buenos días.

Castro debe comparecer en las próximas semanas a la corte para responder cómo se declara ante los cargos que enfrenta; 4 de secuestro y 3 por violación. Sus abogados adelantaron que se declarará “no culpable”.

En este tipo de casos, toma cerca de 30 días entre la fecha de la primera audiencia, en la que se le informan los cargos al acusado y la siguiente. Cabe destacar que las autoridades advirtieron que se trata de un proceso judicial complicado, que requiere amplia investigación.

Aunque con el paso de los días ha mermado la cantidad de gente que pasa frente a la residencia donde se alega estuvieron cautivas las mujeres, todavía hay quienes se acercan al lugar buscando obtener una foto de la “casa del horror”.

No obstante, la Policía ha hecho un tanto imposible conseguir una buena foto porque frente al lugar fue colocada una verja alta, al igual que cintas amarillas que prohiben el paso, porque se trata de un lugar bajo investigación criminal.

Además, frente a la casa, en la avenida Seymour de Cleveland, siempre hay una patrulla con agentes prestando vigilancia.