La economía necesita de la reforma migratoria

Mientras que la reforma migratoria pasó con buenas notas su prueba de fuego en el comité judicial del Senado, millones de inmigrantes indocumentados tienen sus esperanzas puestas ahora en el pleno del Senado, hacia donde se traslada el debate. Después de sortear los escollos en el comité judicial, el intento de reforma migratoria seguirá su agitado curso, cuando todos los senadores traten otras enmiendas con sus pros y sus contras.

No obstante el éxito inicial, al proyecto le tocará librar luchas titánicas para vencer los futuros desafíos y derribar los muros de contención que de seguro se edificarán para impedirle el paso. Porque después que logre sobrevivir en el pleno del Senado, lo que le espera en el hemiciclo de la Cámara de Representantes, se supone sea mucho más complejo de lo que enfrentó en su paso por un Senado dominado por los demócratas, claramente afines a la reforma.

El precedente de oposición a una reforma migratoria de parte de la mayoría del liderazgo republicano, aún a sabiendas de su costo político, genera desconfianza e incertidumbre, en el trato que darán al proyecto de ley que pronto caerá en sus predios de la cámara donde ellos son mayoría.

Será vital para el proyecto que salga aprobado desde el Senado hacia la Cámara de Representantes, lo haga fortalecido con un precedente de apoyo contundente, de parte de ambos partidos. Esto, para mandar un fuerte mensaje de consenso que pueda influir en los miembros de la cámara, para conciliar o mejorar lo que llegue allí.

Un grupo bipartidista de la cámara baja, trabaja en la elaboración de su propio proyecto, el que afirman será diferente al que se está tratando en el Senado. Lo que supone, va a poner en riesgo de ser echado por la borda lo que se apruebe en el Senado.

O a lo mejor los de la Cámara Baja tengan una propuesta más promisoria que la del Senado. A veces, en política, el que uno cree más conservador sale siendo más liberal y viceversa: El más liberal nos sorprende con posiciones y propuestas más conservadoras.

Aunque el ambiente político actual es muy favorable para la aprobación de la reforma: Los resultados electorales obligan al replanteamiento de las duras posiciones conservadoras que en otro momento hubieran incidido negativamente en la elaboración de un proyecto legislativo de esta naturaleza.

Un punto que los congresistas deben tomar seriamente en cuenta, es lo que aportaría a la economía la aprobación de esta reforma. Más de 11 millones de personas que hasta ahora no han podido, comprar propiedades, automóviles, y mucho menos viajar a sus países. Después de tantos años residiendo en el país sin documentos legales, podrán hacerlo luego de su legalización.

Lo que implicará la compra masiva de pasajes de avión para visitar sus países, favoreciendo sensiblemente a la industria aérea y el consumo en todos los órdenes, ya que el viajar envuelve tener que hacer gastos múltiples. Esto aportaría al incremento del producto interno bruto (PIB) de la nación, ya que el consumo, cuyo aumento tanto estamos necesitando, contribuye significativamente al volumen de ese índice económico.