ACLU demanda a ICE

Alega presión a los indocumentados para que firmen salida voluntaria
ACLU demanda a ICE
La salida voluntaria es una forma de deportación que los migrantes aceptarían.
Foto: AP

Ildefonso Martínez firmó unaforma de salida voluntaria de Estados Unidos en marzo del año pasado y fue enviado a México por la frontera de San Diego.

Cuando intentó regresar a Estados Unidos ilegalmente se perdió enel desierto de Arizona y terminó muerto, dejando a su esposa y a sus cinco hijos nacidos en este país.

Su familia dice que a él no se le permitió hacer una llamada y fue presionado por los agentes fronterizos para que aceptara su salida voluntaria, aún cuando tenía un buen caso para detener su deportación si hubiera visto a un juez.

Para frenar lo que llamaron “una cultura de abuso” en la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y a la Patrulla Fronteriza por forzar a migrantes detenidos a aceptar una “salida voluntaria” del país, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó ayer una demanda colectiva en su contra.

La ACLU de California alega que estas agencias federales con mucha frecuencia usan la desinformación para presionar a los inmigrantes indocumentados, principalmente de origen mexicano, para renunciar a sus derechos antes de ser obligados a salir del país.

El programa de salida voluntaria en el que los agentes deberían de dar la opción de firmar la forma para su deportación inmediata, ayuda al gobierno a acelerar el proceso de deportación de inmigrantes indocumentados que son detenidos, que el año pasado alcanzó una cifra récord de 400 mil.

El problema, según ACLU, es que la salida voluntaria se está consiguiendo a través de presión, desinformación y, en ocasiones, hasta “tomándoles la mano a los detenidos para que firmen”.

Para estas personas que firmaron su salida voluntaria es mucho más difícil seguir con algún caso o acogerse a una posibilidad de arreglar su estatus legal en EEUU, dijo la abogada de migración de ACLU, Lucero Chávez, en una conferencia telefónica.

La demanda exige que sean regresados al país los indocumentados que salieron por firmar una salida voluntaria que fue forzada.

Chavez indicó que por lo general se trata de migrantes que carecen de antecedentes penales y que han tenido encuentros fortuitos con agentes de migración que los detienen. “Les dicen que si no firman salida voluntaria van a estar mucho tiempo en la cárcel, o que van a ir a detener a su familia porque ya tienen su dirección”.

La salida voluntaria es una forma de deportación que los migrantes aceptarían, luego de un plazo breve para arreglar sus asuntos antes de dejar el país, pero al salir de EEUU se les dificulta legalmente regresar.

Por su parte, Norma Chávez, directora de ACLU en California, comentó que “si esas personas no hubieran sido deportadas con engaños y amenazas, tendrían muy buenas posibilidades de pelear sus casos, porque además se trata en su mayoría de padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales”.

La organización, pidió que las personas interesadas en presentar testimonios e informarse sobre la demanda colectiva o exponer sus casos pueden llamar al (619) 398 4189.