Ecuatoriana es secuestrada por su familia por ser lesbiana

Zulema Constante fue llevada en contra de su voluntad a un centro de recuperación femenina para ser "curada" de su orientación sexual y hoy su historia recorre las redes

A sus 22 años, la joven ecuatoriana Zulema Constante ha tenido que enfrentar múltiples episodios de amenazas y rechazo al punto de haber sido víctima de un secuestro e internada en un centro de recuperación femenina. ¿La razón? Ser lesbiana. ¿Sus principales acosadores? Sus parientes.

Según reseñan varios medios ecuatorianos, algunos de los que apoyan los derechos de la comunidad LGBT, Constante ha tenido que recurrir a las redes sociales para publicitar su calvario.

El secuestro fue organizado por su propia familia, quienes la engañaron para llevarla a un centro de recuperación femenino llamado ‘La Esperanza’, para supuestamente ‘curarla’ de su lesbianismo.

De acuerdo con el Nuevo Diario Web, fue un 17 de mayo cuando, bajo la tutela de su padre, un grupo de individuos la esposó y la metió en un auto para llevarla al mencionado lugar, en la ciudad de Tena.

“Apenas llegué a las nueve de la noche me hicieron subir a una capilla, donde tenía que rezar, me daban comida en mal estado, limpiaba excusados con las manos y me decían que estaba mal ser lesbiana”, relató la joven a Lapatilla.com.

Tres semanas después, la presión de grupos activistas culminó en la liberación de Constante del lugar, quien, actualmente, vive con su novia, de acuerdo con InOut Post.

Las mencionadas clínicas para curar a gays y lesbianas han sido ampliamente criticadas en ese país, al grado que a mediados del año pasado, la ministra de Salud de Ecuador, Carina Vance, anunció el inicio del cierre de las mismas por entender que se violan los derechos humanos de los pacientes.

La organización sin fines de lucro, Fundación Equidad y Género, atiende anualmente cerca de 15 denuncias de personas que han sido internadas a la fuerza en alguno de estos centros en donde, alegadamente, son víctimas de maltrato, según aseguró a Caracol Radio, Efraín Soria, portavoz del grupo.

Estos espacios que se han profilerado en el país son camuflajeados bajo centros para el tratamiento de drogadictos, alcohólicos y personas con trastornos mentales.

En mayo del 2012, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) cuestionó las llamadas terapias de “cura” de la homosexualidad y las catalogó como procedimientos ilegales y como una amenaza al bienestar de las personas que son sometidas a las mismas, de acuerdo con reportes de la agencia EFE.