Dudas sobre el café Organo Gold que ‘cura’ salud y bolsillo

A diferencia de otros suplementos dietéticos, Organo Gold no ofrece información en sus empaques de cuántos gramos de ganoderma contiene cada sobre, ni de los efectos secundarios de su consumo.

Guía de Regalos

Dudas sobre el café Organo Gold que ‘cura’ salud y bolsillo
Productos como Organo Gold prometen sanar todos los males, pero sin estudios que los respalden porque no están sujetos a revisión de efectividad de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York — Un café de Malasia promete el doble milagro de la buena salud y la bonanza financiera inmediatas.

“Es simple, es café”, dice Andrés Estévez para animar a una audiencia —mayoritariamente hispana— a integrarse a “un negocio maravilloso”, que gracias a la venta directa de ese “elixir en polvo que lo cura todo” promete ganancias entre 50% y 500%.

Ante unas 200 personas reunidas en el 478 de la avenida East Tremont, en El Bronx, Estévez presenta a Organo Gold, un producto soluble con extracto del hongo ganoderma que oxigena el cuerpo, mejora la circulación, refuerza el sistema inmunológico y ofrece longevidad, además de otras innumerables propiedades curativas.

Siguiendo un modelo parecido a los de transnacionales como Amway y Herbalife, el suplemento alimenticio no se vende en tiendas regulares, sino a través de una red de distribuidores independientes que lo comercializan entre personas de su comunidad, mostrándose ellos mismos como el mejor ejemplo de efectividad del producto.

“Me recomendaron este café como parte de mi tratamiento para la diabetes”, explica Jesús Galeano, asistente del evento y quien toma hace más de tres meses. “Me dijeron que también alivia la depresión y la artritis“.

Pero, a diferencia de otros suplementos dietéticos disponibles en el mercado, Organo Gold no ofrece información en sus empaques de cuántos gramos de ganoderma contiene cada sobre, ni de los efectos secundarios de su consumo.

Tampoco la hay en su página web, en la cual no hay siquiera un número de atención al cliente ni referencias a estudios que apoyen los beneficios prometidos.

Aunque regulados por la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (FDCA) y por la Ley de Salud y Educación sobre Suplementos Dietéticos de 1994 (DSHEA), este tipo de complemento nutricional no está sujeto a revisión ni aprobación de seguridad o efectividad antes de su comercialización.

No obstante, “los fabricantes de suplementos dietéticos son responsables de garantizar que los productos sean seguros y que las afirmaciones sobre sus beneficios estén debidamente justificadas”, dijo Gloria Sánchez, vocera de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

En 2004, la FDA emitió una advertencia a Bernardo T. Chua, actual C.E.O. de Organo Gold, que entonces presidía la firma Gano Excel. La empresa comercializaba productos con ganoderma que prometían las mismas bondades, como reducir el colesterol. Las autoridades objetaron la promoción de las propiedades de salud de Gano Excel.

“La comercialización de un suplemento dietético, con implícitas reclamaciones para prevenir, tratar, mitigar, curar o diagnosticar una enfermedad, viola la ley a menos que la FDA autorice el crédito bajo las regulaciones aplicables”, dice el documento.

Chua fundó Organo Gold en 2008 para comercializar productos similares a Gano Excel.

Los distribuidores líderes, como Estévez —quien supuestamente abandonó su negocio por las ventajas financieras que le dio Organo Gold— recalcan en presentaciones que todos los productos tienen la certificación de orgánico del Departamento de Agricultura (USDA).

Samuel Jones, vocero de USDA, indicó que, en mayo del año pasado, el Programa Orgánico Nacional emitió a Organo Gold una notificación para que eliminara los sellos de USDA de sus productos y página web por utilizarlos sin autorización. Pero, en octubre, la empresa regularizó la situación y consiguió el certificado de orgánico.

No obstante, advirtió Jones, los consumidores deben saber que no todos los productos están avalados por USDA. Por ejemplo, “Gourmet Café Supreme”, una de las variantes de Organo Gold, no tiene el sello.

Para entrar al “negocio maravilloso” existen los planes de inversión bronce ($150), plata ($450) y oro ($1,245), que garantizan un número de cajas de café, té y chocolate que algunos nuevos inversionistas venden al doble para recuperar su inversión: si un paquete de café negro de 20 sobres cuesta $36, lo ideal es venderlo a $72.

Además de pagar el plan, el nuevo distribuidor debe desembolsar $50 por folletos y muestras del producto, así como $25 adicionales por envío. También es un requisito hacer pedidos mensuales de $50 a $100 como mínimo.

Todo funciona bajo un esquema multinivel que ofrece ganancias de 20% o $2,500 semanales para los del plan oro. En la escala de productividad, quien recluta más clientes obtiene la mejor calificación y, por ende, el mayor ingreso, pero sólo si esos aliados que suma siguen vendiendo el producto y cumpliendo las cuotas por mes.

Guadalupe Fernández, una residente de East Harlem que compró el plan oro, logró ganar $1,500 en una semana por atraer 10 nuevos distribuidores.

“El espejismo se acabó rápido. No gané más dinero porque la gente que estaba debajo de mí en el sistema ya no enroló a nadie más”, expresó. “Me alejé al escuchar rumores de que a los oradores se les paga por decir que ganan miles al mes”, añadió desencantada.

La compañía ofrece a los consultores diamante, uno de los niveles más altos, una ganancia de $20,000 semanales y un bono que cubre las mensualidades de un auto Mercedes-Benz.

“Tengo seis meses con el plan oro y sólo he ganado unos $1,000. Yo pensé que tendría el Mercedes-Benz en poco tiempo”, dijo Carlos Martínez, un residente de Long Island.

Pero otros distribuidores confiesan que la fortuna llegó a sus bolsillos al reclutar nuevos miembros del sistema, como es el caso de Dalia Ortega, que asegura vivir del café.

“Hay decenas de personas que yo no conozco, pero que me están haciendo ganar dinero“, acotó la residente de El Bronx.

La Fiscalía del estado de Nueva York hace clara distinción entre una empresa de marketing multinivel legítima y una estafa piramidal. Advierte que el éxito de una multinivel fidedigna se establece en el producto y la eficacia para venderlo. El reclutamiento de nuevos inversores es secundario.

Las autoridades advierten que en un esquema piramidal típico, los nuevos inversores deben pagar una cuota por el derecho de vender los productos o servicios, y de reclutar a otros en la pirámide para lograr las recompensas no relacionadas con ventas.

Los vendedores de Organo Gold destacan que de no vender el café, la empresa no recompra el producto. En este contexto, la Fiscalía recalca que es común que un esquema piramidal se niega la recompra, a diferencia de una multinivel legítima.

Mientras, la FDA y la Comisión Federal de Comercio (FTC) declinaron revelar si existe una investigación en proceso, al tiempo que el Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras que vigila las licencias de productos importados prometió estudiar y dar respuesta sobre el caso.

De igual manera, la Fiscalía estatal indicó que no se han registrado quejas en el Departamento de Asuntos al Consumidor con respecto a esta empresa.

Distribuidores líderes de Organo Gold prefirieron no hacer comentarios. Múltiples solicitudes por correo electrónico a la empresa no fueron respondidas de inmediato.