Estudiantes de NYC protestan por alza en préstamos escolares

Un grupo de jóvenes se reunió con congresistas de Nueva York para pedir que no se incrementen los intereses de préstamos para cursar estudios universitarios
Sigue a El Diario NY en Facebook
Estudiantes de NYC protestan por alza en préstamos escolares
Para apoyar la propuesta de ley que congele los intereses estudiantiles por dos años, la alumna Alyssia Osorio (al centro) contó que vive a tres horas de la ciudad para ahorrar y poder pagar más de $11,000 que debe para tener una carrera.
Foto: EDLPCristina Loboguerrero

NUEVA YORK — Jóvenes universitarios exigieron al Congreso tomar acción inmediata, con el fin de detener el alza en las tasas de interés de préstamos estudiantiles, cuyo porcentaje se duplicará el primero de julio.

Debido a que la Legislatura federal entró en receso por el feriado del 4 de julio, no se aprobó ninguna medida para impedir el aumento de los préstamos universitarios federales Stafford.

Si los legisladores no actúan antes de mañana, la tasa preferencial de 3.4% subiría a 6.8%. Lo que traducido en números significará un aumento de unos $4,500 por alumno.

“La vida de un estudiante, proveniente de una familia trabajadora como yo, es de por si dura”, exclamó Alyssia Osorio, de 22 años y estudiante de último año de Ciencias Políticas, en City College.

La joven, cuyo préstamo estudiantil excede los $11,000, explicó que para poder enfocarse en terminar sus estudios se ve obligada a vivir con sus padres en Tuxedo (parte alta del estado de Nueva York), y tiene que viajar tres horas diarias.

“Pagar los gastos de transporte, la comida y los útiles es ya un sacrificio para mis padres”, explicó. “Mi situación y la de otros estudiantes se pondrá peor si el Congreso no detiene el alza en los prestamos”, finalizó diciendo la joven.

Osorio fue parte de un grupo de jóvenes que se reunió ayer con los congresistas Carolyn Maloney (distrito 12), Charles Rangel (distrito 13) y Gregory Meeks (distrito 5), copatrocinadores del proyecto de Ley de Alivio a Préstamos Estudiantiles, que retrasaría el alza de las tasas durante dos años, con el fin de dar tiempo al Congreso para llegar a un consenso sobre una solución bipartidista a largo plazo.

“Para muchos de los jóvenes que ya están luchando por estudiar, este costo adicional significa que el sueño de una vida mejor para sí mismos o para sus hijos debe ser aplazado o sencillamente eliminado”, indicó la congresista Maloney.

Para el legislador Rangel, éste es el momento de duplicar los esfuerzos de sus colegas, para ayudar a los estudiantes a repagar sus préstamos. “Ellos (los jóvenes) son una inversión para el futuro y duplicándoles las tasas no los ayudará en nada”, precisó.

De acuerdo con la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, los préstamos estudiantiles ascienden a más de $1,000 millones de dólares, lo que se considera la deuda de los consumidores más grande del país.