Prevén indígenas queden excluidos del plan

Prevén  indígenas queden excluidos del plan
El idioma y dificultades económicas son algunas de las barreras que enfrentan los indígenas trabajadores en Estados Unidos.
Foto: ap

Los Ángeles/EFE — Trabajadores provenientes de etnias indígenas latinoamericanas enfrentarán barreras más difíciles con los requisitos en la propuesta de reforma migratoria en EE.UU., aseguran líderes del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) en California.

“En el FIOB hablamos el mixteco, triqui y el zapoteco, y si tenemos que aprender a la fuerza el inglés para poder calificar para esta reforma, eso va a ser uno de los principales obstáculos, porque muchos de nosotros en México ni aprendimos español”, dijo Leoncio Vásquez, originario de Oaxaca, México.

“Otra barrera será que van a pedir comprobar cierta cantidad de días de trabajo al año y la mayoría de nuestra gente trabaja en los campos de cultivo y no dura mucho la temporada, por eso andan emigrando a donde haya cosecha y no hay documentación laboral de nada”, agregó.

El FIOB fue creado hace 22 años con el fin de unificar esfuerzos de varias comunidades de trabajadores indígenas provenientes de México para orientar a sus miembros sobre qué hacer para adaptarse al sistema en Estados Unidos.

“Allá en las comunidades indígenas hay padres que no saben que al nacer un hijo tienen que ir a registrarlo con su nombre y por eso muchos no tienen partida de nacimiento”, explicó Vásquez.

A esto se suman los errores en cuando a la escritura de sus nombres lo que les dificulta la obtención de un pasaporte o de la matricula consular.

“Y la otra gran barrera es que además del pago de los trámites al Gobierno todos tienen que pagar abogado que sumando todo significa un gasto como de $2,000 y como va a ser larga la espera hay que estar pagando renovación y eso es como estar pagando coyote cada año para venir a trabajar, aunque el coyote esta vez va a ser el Gobierno”, criticó.

La propuesta de ley de reforma migratoria fue aprobada la semana pasada por el Senado y actualmente se encuentra en debate en la Cámara de Representantes.

Vásquez consideró que los congresistas y el presidente Barack Obama deberían “escucharles y ayudarles a reducir esas barreras”.

Once millones de inmigrantes indocumentados aproximadamente pueden beneficiarse con la reforma migratoria y de esa cifra alrededor del 60 por ciento son originarios de México.

“El FIOB está compuesto mayoritariamente de etnias indígenas de Oaxaca como los mixtecos, triquis y zapotecos y estimamos que somos como 200,000 en Estados Unidos de los cuales el 95% trabajamos en la agricultura, construcción y servicios en California”, aclaró Vásquez.

De su parte, el coordinador del FIOB en San Diego, José González, dijo que la reforma migratoria “está diseñada para que las comunidades indígenas sigan siendo excluidas de que logren un bienestar económico para sus familias”.

“Estados Unidos es el que diseña las leyes de cómo se debe trabajar en todos lados; pero nosotros los indígenas queremos que sepa el mundo que estas leyes no son para mejorar la vida de sus ciudadanos, sino para oprimirlos más y despojarlos de lo poco que tienen”, finalizó.