Sentido común haciendo frente a las armas

Sentido común haciendo frente a las armas
Miembros de la organización pidieron a los legisladores que se 'independicende la industria de armas.
Foto: Foto:Cortesía

Disfrutó de los tradicionales fuegos artificiales que pintan el cielo cada año y sintió ese aire patriótico que todo lo inunda por estas fechas, pero este 4 de julio fue muy diferente para Wendy Szymanski. “Les estamos pidiendo a los legisladores algo verdaderamente patriota: que declaren la independencia al lobby de la industria de armas.”

La iniciativa, una de las más recientes de la agrupación ‘Moms demand action for gun sense in America’, a la que Wendy pertenece, generó entusiasmo y fueron muchísimos quienes además de dedicar la jornada al típico barbecue se hicieron el tiempo para enviar un email a los senadores y diputados de sus Estados y, como establecen las madres de la organización, ‘transformar el enojo contra las actuales leyes en acción’.

“Es mucho más que un eslogan”, comenta Wendy, “porque describe la esencia de nuestro movimiento y nos permite sumar a otros que todavía están en la fase del shock sin tomar cartas en el asunto. Yo”, agrega, “también estuve allí. Cada vez que había un shooting, decía otro? ‘Esto es terrible’, pero luego seguía con mi día, con mis actividades. La masacre de Newtown cambió todo eso; fue un sacudón que no me dejó otra alternativa más que volverme activa”.

Exactamente el día después de que un adolescente asesinara a una veintena de niños en la escuela Sandy Hook un grupo de mamás decidió unirse para no sólo lamentarse como espectadoras del horror si no para contribuir al cambio. Wendy, madre de Beatrice, una pequeñita de un año, y abogada especialista en patentes y derechos intelectuales, encontró el grupo en Facebook y se sumó.

“Me gustó porque somos todas mamás, sin agenda escondida más que reclamara nuestros políticos que dejen de representar a los grupos de poder, a los intereses especiales y vuelvan a representarnos a nosotros, a la gente que trabaja y quiere vivir en paz sin la amenaza de morir baleado por alguien que nunca debió estar autorizado para portar un arma”.

“Madres que demandan acciones…” ha crecido rápidamente y lo que empezó como un proyecto solitario de una madre de cinco chicos en Indiana tiene ya olor a movimiento y cuenta con más de 100,000 miembros y 100 sedes en 40 Estados.

“En parte es verdad que el ser todas madres nos da un halo de ternura; se tiende a pensar en una madre como alguien dulce y el costo político de ser indiferente o agresivo contra una mamá es alto”, apunta. “Pero somos también aguerridas, sabemos lo que queremos y somos votantes”. Quizás por eso, la mayoría de los legisladores las escuchó cuando fueron a Washington DC a dialogar directamente con los políticos y expusieron sus posturas. “No planteamos erradicar las armas ni terminar con los gun shows. Nuestro reclamo apela al sentido común. Nos parece descabellado que no haya chequeos universales.

Para Wendy, Newtown fue un punto de inflexión. “Me sirvió para empaparme del tema y me di cuenta que las muertes ocasionadas por armas son una epidemia. A veces me da vergüenza decirlo pero tenía los ojos cerrados. Ahora los tengo bien abiertos y no los pienso volver a cerrar”.