La temporada de huracanes arranca en NY

Luego de la tormenta Sandy, la ciudad y su gente se alistan para evitar un nuevo desastre

Después de Sandy, la temporada de huracanes no cogerá desprevenidos a los neoyorquinos de nuevo, según residentes y autoridades.
Después de Sandy, la temporada de huracanes no cogerá desprevenidos a los neoyorquinos de nuevo, según residentes y autoridades.
Foto: AP

Nueva York — Los vientos de Sandy siguen soplando recuerdos tristes por su paso en Nueva York. Por eso, los neoyorquinos no olvidan la lección que les dejó el desastre.

Si bien la temporada de huracanes inició el primero de junio, por las bajas temperaturas del agua y el viento, en la ciudad se prevé que comenzará a sentirse a principios de agosto.

Si bien el gobierno del alcalde Michael Bloomberg, empeñado en prevenir otro desastre, presentó el mes pasado un ambicioso plan de contención; en la memoria colectiva de los residentes de la ciudad, la incertidumbre es fiel compañera.

“Estamos preparados para ver lo que pasa, porque antes estábamos desprevenidos. Nuestra actitud ha cambiado porque sabemos que algo puede suceder”, dijo Carmen Valdivieso Hulbert, periodista peruana de 63 años, cuya vivienda en Red Hook fue afectada por las inundaciones que produjo la tormenta.

En sus ideas para “blindar” la ciudad, Bloomberg propuso construir un muro de contención que proteja las 520 millas de playas de Nueva York y sus más de 800,000 residentes que la Alcaldía proyecta vivirán a lo largo y ancho de estas costas en el año 2050.

El plan se basa en el nuevo mapa publicado por la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias (FEMA), que amplía el número de zonas vulnerables a las subidas de la marea en caso de tormentas, pero que apenas contempla la población actual de 398,000 residentes en esas áreas.

“El trabajo es de urgencia, y la labor tiene que empezar cuanto antes”, advirtió Bloomberg en la presentación de su proyecto en junio.

Como parte de un esfuerzo por educar y mantener alerta a los residentes, la Oficina de Gestión de Emergencias (OEM) también ha distribuido nuevas guías de preparación contra estas emergencias a más de 1.4 millones de hogares y negocios que se encuentran en las seis zonas en riesgo locales, según anunció el comisionado Joseph Bruno en un comunicado.

La ciudad ha reforzado sus planes de emergencia, pero los residentes deben además proteger sus bienes materiales y estar listos para lidiar con los estragos que vienen después de una tormenta o huracán.

El desastre mismo no fue tan traumatizante como fue lidiar con los seguros y los contratistas”, señaló Valdivieso. “No pude vivir en mi casa por siete meses. Salí el 28 de octubre y recién regresé el 2 de junio”, agregó.

Su experiencia con los seguros fue igualmente catastrófica. “Pago $4,100 anuales por seguro de inundación, me parece una pérdida de dinero porque no me van devolver lo que estoy pagando”. Además debe sufragar $3,000 adicionales por el seguro de la casa. “Es un fraude”, agregó, porque “no me devolvieron suficiente dinero, ya que la destrucción de los cimientos no fue considerada en los cálculos del seguro”.

“Confío que el plan que ha propuesto el alcalde pronto sea una realidad para la protección de nuestras costas, porque solamente así va valer la pena tener propiedades” en esas zonas. “Somos una isla no veo por qué no vamos a tener una protección y por eso no voy a vender mi propiedad”, aseveró Valdivieso.

La ciudad está lista. ¿Y usted?

La tormenta Sandy obligó a reconsiderar el mapa de evacuaciones en caso de emergencia de la ciudad. Ahora, esa herramienta incluye unos 600,000 residentes adicionales al total de personas que podrían recibir órdenes de salir sus hogares ante la llegada de un huracán.

  • En Queens se agregaron zonas como Jackson Heights, Elmhurst, Maspeth, Jamaica y Ozone Park.
  • En Brooklyn, los sitios de riesgo incluyen partes de Greenpoint, Williamsburg, Red Hook, Brownsville, Bensonhurst y Flatbush.
  • En Staten Island, el interior de la isla ahora integra el área en peligro.
  • Las nuevas zonas de evacuación incluyen 175 de los 334 complejos de vivienda pública, 25 hospitales y 69 hogares para ancianos de la ciudad.
  • En NYC, la población en las seis zonas de evacuación es de 2,990,000 personas, según el Censo 2010

En caso de un desastre, el Servicio de Impuesto Internos (IRS) recomienda que:

  • Mantenga una copia electrónica extra de estados de cuenta bancaria, declaraciones de impuestos, pólizas de seguro y otros documentos en un lugar seguro.
  • Tome fotografías o grabaciones de video del contenido de su vivienda o su negocio. Un récord fotográfico le ayudará a probar el valor de artículos en el mercado para propósitos del seguro y reclamos por pérdidas fortuitas.
  • Revise su plan de emergencia anualmente para actualizarlo.
  • Visite la página digital IRS.gov para obtener el formulario 4506, Request for Copy of Tax Return (en inglés), para reemplazar declaraciones de impuestos perdidas o destruidas.
  • El IRS tiene una línea de asistencia en caso de desastre. Llame al 1-866-562-5227 para hablar con un especialista.
  • Un galón de agua por persona diario para al menos tres días.
  • Provisiones de alimentos no perecederos para tres días.
  • Radio portátil de pilas o de manivela, un radio meteorológico NOAA y pilas extras para ambos.
  • Linterna y pilas extras.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Silbato para alertar.
  • Máscara contra polvo.
  • Láminas de plástico y cinta adhesiva para crear un “refugio”.
  • Toallitas húmedas y bolsas de basura.
  • Llave inglesa o alicates para cerrar los servicios públicos.
  • Mapas locales.
  • Teléfono celular con cargador eléctrico o, preferiblemente, solar.