Calor en NYC afecta desde el pelo hasta el béisbol

Cinco cosas que debes considerar sobre las altas temperaturas que azotan la ciudad y otras partes de Estados Unidos
Calor en NYC afecta desde el pelo hasta el béisbol
Un hombre toma sol en el parque Hudson River, en Nueva York.
Foto: AP / Mark Lennihan

Filadelfia — La primera gran ola de calor de este verano mantiene sudando a cientos de estadounidenses, después de las altas temperaturas que azotaron la costa oeste en junio. Normalmente, estos fenómenos ocurren dos veces en cada verano. El director de Meteorología de Weather Underground, Jeff Masters, dijo que espera que el periodo dure más de los tres días que, usualmente, se extiende. Para este sábado se espera una baja en las temperaturas.

Las temperaturas en el noreste están entre 5 a 10 grados sobre lo normal. En el caso de la Ciudad de Nueva York, sus residentes experimentan las más altas en todo Estados Unidos. El verano más caliente en la historia del país – con un promedio de 73.83 grados para la temporada – se registró durante el “Dust Bowl” en 1936. Los veranos del 2011 y 2012 se ubican como los próximos más calientes.

Mientras el noreste está “en fuego”, el día de ayer, Texas y Oklahoma registraron las temperaturas más bajas. En partes de Alaska, las temperaturas eran más cálidas que en partes de Texas. En zonas al interior este de Alaska las temperaturas bajaron a 80 grados, mientras ciudades como Abeline marcaban los 68.

Aparte de la incomodidad general que provoca en las personas, la humedad no ayuda al cabello. El pelo con vuelta se torna encrespado y el liso se vuelve plano. Alyssa Johnson de la academia Pulse Beauty, cerca de Filadelfia, recomienda la utilización de productos especiales para mantener el cabello “sellado”.

No es un mito, sino un asunto de física, que las pelotas de béisbol vuelan más lejos en el aire húmero y caliente. El profesor de la Universidad de Illinois y experto en esa materia, Alan Nathan, explicó que “mientras más alta la temperatura, menor resistencia del aire, por lo que la bola vuela más lejos”. Por cada incremento de 10 grados, el viaje del objeto aumenta entre 2 1/2 y 3 pies.

Muchos celulares están diseñados para resistir a las extremas temperaturas, por lo que algunos se apagan cuando detectan demasiada calor. Sin embargo, las baterías de algunos de estos artefactos son muy vulnerables. Yury Gogotsi, profesor de ingeniería en Drexel University, alertó que lo anterior puede provocar que las baterías reduzcan su tiempo útil antes de lo previsto.