Fans en NYC mantienen esperanza con los Mets

El equipo neoyorquino igualó ayer la serie 2-2 al ganarle a los Bravos por 7-4

La Academia de Mariachis de Nueva York deleitó a los aficionados en el Citi Field de Queens.
La Academia de Mariachis de Nueva York deleitó a los aficionados en el Citi Field de Queens.
Foto: EDLP / Gustavo Martínez

Nueva York — Se bailó salsa y también se cantó con el mariachi el miércoles en el Citi Field, donde millares de aficionados se reunieron para ver a los Mets jugar ante los Bravos de Atlanta en la noche dedicada a la fanaticada hispana.

Fue una derrota más como las muchas que ha habido esta temporada y las otras tantas que posiblemente se acumulen en lo que resta del calendario, porque es bien cierto que a la novena manejada por Terry Collins le hace falta más de una cosa para mejorar.

Sin embargo, los Mets igualaron ayer la serie 2-2 al ganar a los Bravos por 7-4 con buena actuación de Zach Wheeler.

Aunque mucho agradecerían un año victorioso, los legionarios de verdad de los asombrosos metropolitanos están siempre con su equipo.

Entre ellos, los que nunca faltan y los que siempre están al pendiente, se incuba la esperanza de que los Mets tengan un futuro—no muy lejano—en el que vuelvan a darles glorias que celebrar.

“Con uno o dos mejores bateadores, los Mets serán contendientes nuevamente porque ya los veo con picheo muy eficiente. Eso tomará uno o dos años, así que no está lejos ese día”, dijo Carmelo Beltrán.

Con una temporada por debajo de .500, los aficionados de la escuadra de Flushing se han conformado con ver destellos del potencial que tiene el equipo, y ninguno mejor que la barrida que le proporcionaron a los Yankees en la Serie del Subway de este año.

“Fue bien importante que el equipo ganara la Serie del Subway de la manera en que lo hizo este año porque sube su autoestima y hace que el equipo sea más agresivo”, comentó David Quiroz, de 56 años.

La mejoría ha sido un poco notoria. A partir de esa serie, que se disputó a finales de mayo, los Mets marchan con una módica marca ganadora de 25 ganados y 23 perdidos. Este leve progreso permite que alguno de los incondicionales Mets comiencen a destacar los puntos finos de su equipo.

“Empezaron mal, pero Matt Harvey ha estado increíble y desde que Zack Wheeler subió al primer equipo, todos tiene más ánimo y eso se nota”, dijo Edwin Sánchez, de 25 años.

Aunque el otro equipo de Nueva York cuenta con fama internacional, los Mets también tienen rebaño más allá de las fronteras de este país, como la familia Badillo que viajó desde Barranquilla, la tierra de Edgar Rentería, para ver a su equipo en vivo.

“Es el equipo de la familia y los apoyamos a la distancia. Esto comenzó desde que nuestros hijos nacieron les compramos camisas de los Mets y ahora es nuestro equipo. Por eso aprovechamos la visita a Nueva York para venir a verlos en su estadio que es muy bonito”, dijo Jairo Badillo, 41, el padre de familia.

Otra familia que goza del béisbol de los metropolitanos es la de Nicolás Martínez que, desde su llegada a este país en el 2000 le cobró amor a los colores del equipo, y por eso mismo expone sus criticismos abiertamente.

“Han hecho muchos cambios que no me han gustado. Dejaron ir a Carlos Beltrán y a José Reyes y dejaron ahí sólo a David Wright que no puede hacerlo todo solo”, dijo. “Pero a pesar de que están muy mal este año y que les hace falta alguien como Carlos Beltrán, le tenemos confianza al equipo”.