Ayunan por el fin de las deportaciones

Ayunan por el fin de las deportaciones
Con manifestaciones y un ayuno, inmigrantes buscan llamar la atención sobre la necesidad de aprobar la reforma y poner punto final a las deportaciones.
Foto: especial edlpvictor matos

Nueva York — Inmigrantes indocumentados y organizaciones activistas pidieron a lo largo de todo el fin de semana que se detengan las deportaciones y se apruebe el proyecto de ley de reforma migratoria, que ahora mismo parece estancado en el Congreso, y algunos llegaron incluso a renunciar a la comida para apoyar la causa.

Ese fue el caso de Mónica Díaz, Jesús Bueno y Carlos Guaraca —una activista y dos jornaleros— que guardaron ayuno durante todo el día de ayer y del sábado en solidaridad con todos los inmigrantes deportados y para reclamar la aprobación de una reforma migratoria justa.

“Mi cuerpo está cansado, pero también estoy emocionado por defender los derechos de los que no pueden estar aquí porque tienen que trabajar todos los días o tienen miedo”, dijo Bueno, en la recta final de su ayuno, mientras sostenía un cartel en el que se leía “Nuestro orgullo como trabajadores en EE.UU., somos la base de la economía”.

Según datos que maneja New Immigrant Community Empowerment (NICE), una de las organizaciones que puso en marcha los actos del fin de semana, más de 400,000 inmigrantes fueron deportados el año pasado en todo el país y una media de 19,000 son detenidos al mes.

En la ciudad de Nueva York, el centro de detención de la calle Varick ha procesado y transferido a 4,000 inmigrantes en el último año, y por ello se organizó una marcha hasta sus puertas y una vigilia para recordar a aquellos que fueron sacados de sus hogares.

“No es justo para las familias que sean separadas por motivos que no son criminales”, aseveró Díaz. “Dejaré de ayunar en unas horas, pero si este problema persiste y no se aprueba una reforma migratoria justa, dejaré de comer cuantas veces haga falta”.

Después de ser aprobado en el Senado, el proyecto de ley de la reforma migratoria parece haberse quedado un poco estancado en el Congreso, con varios de sus miembros mostrándose reacios a aprobar una reforma integral, pero los inmigrantes indocumentados no pierden la esperanza.

“Queda aún mucho tiempo por delante y soy optimista de que la van a aprobar (la reforma), porque saben que es algo que nos deben a todos los que trabajamos muy duro en este país”, expresó Guaraca.

Mientras llega la deseada aprobación, las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes se congratulan ya sólo por el hecho de que haya un debate.

“Hemos estado luchando por la reforma por años y ahora por fin es un asunto de alcance nacional”, dijo Valeria Treves, directora ejecutiva de NICE. “Mientras se aprueba, por lo menos podemos sacar a conversación los temas que más nos preocupan, como las deportaciones”.

La Red Nacional de Jornaleros (NDLON) puso en marcha y lidera la campaña para acabar con las deportaciones bajo el lema #Not1More (“Ni uno más”).