Receso del Congreso es más trabajo

¿Son suficientes las críticas formuladas por el presidente de la Cámara Baja, John Boehner, contra los ofensivos y antiinmigrantes exabruptos del congresista de Iowa, Steve King?

La crítica pública es lo menos que debió hacer el liderazgo republicano, sobre todo en momentos en que trata de definirse el futuro de la reforma migratoria, y cuando un sector republicano intenta enmendar la relación de este partido con los votantes latinos.

Sin embargo, hay muchas formas de ofender y no es sólo de palabra, sino con actos.

Por ejemplo, el pasado 6 de junio los republicanos apoyaron una enmienda de King al plan de gastos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que elimina los fondos para el plan de Acción Diferida que ampara a los Deamers de la deportación. Un total de 221 de los 234 republicanos de la Cámara Baja apoyaron la enmienda de King. Sólo seis republicanos se opusieron.

Boehner dijo la semana pasada que los comentarios de King “no reflejan los valores de los estadounidenses ni del Partido Republicano”. ¿Qué tipo de valores refleja entonces la enmienda King contra DACA y el hecho de que el caucus republicano la apoyara?

De hecho, la organización American Bridge 21st Century afirma que desde que King asumió su cargo en 2003, el caucus republicano ha votado con King en 90% de las veces en medidas relacionadas con la inmigración.

Los congresistas republicanos Paul Ryan, de Wisconsin, y Eric Cantor, de Virginia, votaron a favor de la enmienda anti DACA de King. Cantor, líder de la mayoría republicana, ahora promueve una versión republicana del Dream Act que todavía no se anuncia, y Ryan, excandidato vicepresidencial republicano del 2012, está emergiendo como líder clave en las pláticas bipartidistas para impulsar una reforma migratoria en la Cámara Baja que apunta ser a retazos.

Esta es la última semana de sesión en el Congreso que inicia un receso del 5 de agosto al 9 de septiembre. Y cuando retornen en septiembre, tienen varios asuntos sobre la mesa, incluyendo medidas para financiar las operaciones del gobierno que prometen controversia y potenciales amenazas de cierre gubernamental. En septiembre la Cámara Baja estará en sesión por apenas ocho días.

Ese mes los congresistas estarán en sus distritos y los diversos grupos que apoyan la reforma migratoria redoblarán la presión, no sólo sobre el liderazgo republicano, sino sobre congresistas republicanos persuasibles. También presionarán a los demócratas para que insistan en una votación de un plan de reforma que incluya una vía a la ciudadanía.

Durante el receso y a su retorno, la Cámara Baja tiene que sentir la presión de la comunidad que aboga y espera por la reforma migratoria.

Si usted quiere presionar, hay muchas formas de hacerlo y una de esas es llamando a la línea de acción por la reforma migratoria al (877) 848-8289 donde le pueden comunicar con la oficina de su congresista.

Y es que las condenas de Boehner y de otros líderes republicanos no son suficientes. Tienen que ir acompañadas de actos. Un sector político ataca y otro promete. Las palabras se las lleva el viento. Pero las políticas públicas permanecen. Algunas son dañinas y otras, como la reforma migratoria con una vía a la ciudadanía, beneficiarán a millones de familias y al país. En este receso congresional hágase escuchar. Ponga su granito de arena por la reforma migratoria.

(Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice)