Los Amigos Invisibles listos para concierto en el Hudson

El grupo venezolano promete tremenda parranda para su espectáculo en Nueva York
Los Amigos Invisibles listos para concierto en el Hudson
Los integrantes de la banda ofrecerán la presentación el 8 de julio.
Foto: Archivo

Nueva York — Solamente mencionar el nombre hace que muchos se sonrojen y dibujen en su rostro una pequeña sonrisa pícara.

Las razones son muchas, sus jocosos videos, la personalidad extrovertida de sus integrantes y por supuesto, las letras de sus canciones, esas palabras no muy profundas pero que nos han dado vueltas en la cabeza a más de uno.

Esa es la mejor carta de presentación de la agrupación venezolana Los Amigos Invisibles, quienes con sus temas contagiosos y de doble sentido han creado un sello personal adorado por muchos.

Desde 2001, los miembros de la banda abandonaron su natal Venezuela para radicarse en Nueva York, una decisión que tuvo propósito estratégico.

“Fue un paso bien importante a nivel artístico y logístico. Facilita moverse y también cuando nos mudamos estábamos firmados con una disquera basada en NY, por lo que la idea de desarrollar otros territorios fue bastante tentadora”, afirma José Luis Pardo (también conocido como DJ Afro), uno de sus integrantes.

A nivel artístico, el guitarrista manifestó que vivir en la Gran Manzana les ha aportado mucho, ya que les permite apreciar diferentes culturas musicales, pero también les ayuda a reafirmar su identidad.

“Cuando estás en Venezuela oyes música que tu odias, y de repente sales del país y ya no la escuchas más, entonces te das cuenta de que era parte de tu persona. Uno crece odiando una cantidad de cosas que no las hay en otros lados y son las que hacen que nuestros países sean tan divertidos”, manifiesta.

A pesar de que no todos los integrantes de la banda se mantuvieron en esta ciudad, ya que algunos se cansaron del invierno, el estrés, las ratas y los espacios chiquitos, como asegura el guitarrista, lo cierto es que la Gran Manzana continúa siendo su centro de operaciones a la hora de ensayar y grabar.

El próximo jueves 8 de julio, todos los integrantes de la banda llegarán desde Miami, Caracas y México (sus nuevos sitios de residencia), para poner a los neoyorquinos a gozar con un concierto que ofrecerán en un crucero que recorrerá las aguas del río Hudson.

“Cada vez que podemos hacemos este show porque nos encanta la idea de tocar en un barco, así como El Bote del Amor. De cierta manera, la gente, como no tiene para donde ir, se entrega más fácil”, afirma con humor.

También aprovecharán la oportunidad para presentar su último álbum titulado “Repeat After Me”, lanzado el pasado mes de abril.

Sobre las letras atrevidas y ocurrentes de la banda, Pardo le atribuye su origen al hecho de ser latinos y caribeños.

“Lo que pensamos que era un error se convirtió en una virtud. Cantamos como hablamos, y lejos de tratar de parecer eruditos escribimos las cosas casi que echando broma. Muchas de las canciones se han vuelto el chiste que todo el mundo se sabe, pero que nadie quiere contar”, asegura.

Ahora dice, el temor de la banda es que por su edad los vean como unos “viejos verdes”, pero asegura que seguirán burlándose de todo y de ellos mismos.