Un paraíso de tranquilidad

Restauran histórico monasterio de los frailes franciscanos en Newark
Un paraíso de tranquilidad
El jardín principal del monasterio del Sagrado Sacramento de los frailes franciscanos en Newark.
Foto: EDLPFotos Luis F. Cañarte

Newark — ¿Es posible encontrar un lugar lleno de absoluta paz en medio de una jungla de cemento? Ese oasis de tranquilidad usted lo puede hallar a sólo media hora de Manhattan.

El monasterio del Sagrado Sacramento de los frailes franciscanos de Newark, construido a inicios de 1880, es un pequeño paraíso que impresiona por su arquitectura tipo medieval, pero sobretodo se destaca por la riqueza de sus reliquias religiosas, altares, atrios y capillas que han sido restaurados por los propios frailes que viven en el monasterio desde 2004.

Inicialmente se establecieron en el monasterio las hermanas de la Caridad de la universidad Seton Hall y se llamaba el monasterio de Santo Domingo.

Su construcción fue inspirada en los monasterios europeos y al entrar en sus hermosos jardines usted puede realizar un viaje imaginario a cualquier lugar del viejo continente, ya sea en Irlanda, Italia o Francia.

Su interior tiene arcos tipo moriscos pero sus dos capillas, una principal y otra secundaria, son dos de las joyas que posee este lugar abierto al púlico por primera ocasión en septiembre de 2003.

Desde el arribo de los monjes franciscanos hace ya ocho años, ellos se hicieron cargo del monasterio, y han logrado volverlo a la vida tanto en los diferentes ambientes del acogedor lugar, como el jardín principal, en el cual sobresale la imagen pequeña de la Virgen María justo en medio del apacible sitio y donde una vez se encontraba un pozo de agua.

Estas son algunas postales del monasterio del Sagrado Sacramento, haga un alto al mundanal ruido diario y anímese a visitarlo.