Hispanos afrontan barreras de idioma en NY, según informe

La situación dificulta el poder obtener servicios básicos como el carné de conducir o denunciar un crimen
Hispanos afrontan barreras de idioma en NY, según informe
El gobernador Andrew Cuomo firmó una orden ejecutiva para garantizar que inmigrantes reciban, en los seis idiomas más hablados, los servicios de agencias estatales.
Foto: Archivo / AP

Nueva York – Las agencias del Gobierno estatal de Nueva York tienen importantes carencias a la hora de facilitar el acceso a sus servicios a los más de $2 millones de personas y familias que no dominan el inglés, según un estudio presentado hoy.

“Todavía queda mucho por hacer para romper las barreras del idioma y asegurar que reciban una competente y consistente asistencia”, señala el “Informe de Acceso a Lenguaje”, que destaca que esta situación dificulta a estas personas el poder obtener servicios básicos como el carné de conducir o denunciar un crimen.

El estudio, de la organización Se Hace Camino Nueva York, es el primer informe que se publica luego de que, en 2011, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmara una orden ejecutiva para garantizar que inmigrantes reciban, en los seis idiomas más hablados, los servicios de agencias estatales que brindan ayuda directa a la comunidad.

“Con esta orden la administración del gobernador Cuomo no sólo tomó un paso importante para garantizar el acceso a servicios del gobierno a los que aún no dominan el inglés, sino que demostró liderazgo a nivel nacional en este asunto”, indica el informe de la entidad sobre las agencias que más en contacto están con el público.

Sin embargo, reveló que, un año después de entrar en vigor esta medida, los inmigrantes afrontan dificultades para tener acceso a servicios importantes como puede ser un carné de conducir, recibir los cupones de alimentos porque los formularios no han sido traducidos en su idioma o solicitar el desempleo, entre otros trámites, dijo a Efe Theo Oshiro, codirector de la organización.

Entre los hallazgos destaca, que pese a los esfuerzos de las agencias gubernamentales, la mayoría de los inmigrantes no están recibiendo documentos importantes traducidos en su idioma, tal y como estipula la orden ejecutiva.

Cita como ejemplo que en Buffalo sólo el 11 % de los hispanos afirma recibir la documentación en su idioma, mientras que en los pueblos de la región central del estado la cifra fue del 45 %.

Igualmente el estudio mostró que a través del estado sólo el 45 % de las agencias están brindando servicios de interpretación.

En específico, señala que en el Departamento de Vehículos de Motor, una de las agencias que más público atiende, sólo se ofreció información en los idiomas establecidos en el 32 % de los casos, mientras que en el Departamento del Trabajo esta cifra aumenta al 61 %.

También indica que en aquellas agencias en las que se brindó esta posibilidad, el público estuvo complacido con la calidad del mismo.

En cuanto a la Policía estatal, Oshiro explicó que aquellas personas que acuden en busca de ayuda tienen que esperar mucho tiempo y que “no tiene ni siquiera puesto en su página que puede brindar servicios” en varios idiomas.

Durante la evaluación, los autores descubrieron que el estado contrata a agencias locales en varios de sus condados para suplir servicios, y que éstas están exentas de cumplir la orden ejecutiva.

“Eso no es aceptable. No entendemos por qué no les cubre la orden ejecutiva”, dijo Oshiro.

Indicó además que, aunque las agencias del estado con sedes en la Ciudad de Nueva York, mejoraron en un 15 % los servicios que brindan, desde que entró en vigor la orden ejecutiva, “el estudio muestra que les está tomando tiempo” cumplir con ella, lo que, según Oshiro, no es aceptable porque tuvieron tiempo para prepararse.

Entre las recomendaciones que aporta el reporte figura mejorar el acceso de interpretación y la traducción, desarrollar y distribuir una guía de cómo mejorar los servicios y establecer colaboraciones con organizaciones que estén en contacto con la comunidad que no domina el inglés.

El informe se realizó en cooperación con la oficina del gobernador y, de acuerdo con Oshiro, los autores se reunirán con sus representantes para saber qué pasos van a tomar para cumplir con la orden ejecutiva.

“El estudio es una herramienta para que la oficina del gobernador haga lo que deben hacer”, afirmó.