Protestan en Miami por trato a cubanos en Bahamas

Activistas realizan una huelga de hambre para denunciar los supuestos abusos contra inmigrantes detenidos que ingresan de manera ilegal a esa isla
Protestan en Miami por trato a cubanos en Bahamas
El activista Ramón Saúl Sánchez cumplió este martes su décimo segundo día de huelga de hambre en apoyo a los migrantes cubanos.
Foto: AP

Miami — Una protesta en curso con huelga de hambre por parte de activistas en el sur de Florida por el trato que se les da a los inmigrantes cubanos en las Bahamas está generando una renovada atención a las viejas quejas acerca de las condiciones de detención en la isla, para aquellas personas que buscan llegar a Estados Unidos, a menudo con la ayuda de traficantes humanos.

Los activistas cubanoamericanos en Florida denuncian que los inmigrantes que han sido detenidos bajo sospecha de ser inmigrantes sin autorización legal —en su mayoría de Cuba y Haití— sufren abusos cuando estan en custodia, como el ser golpeados por los guardias, sin acceso a alimentos, agua ni atención médica adecuada, mientras se les niega la posibilidad de solicitar asilo a fin de evitar ser deportados a Cuba.

“Los abusos en las Bahamas han llegado al punto de la tortura”, dijo Ramón Saúl Sánchez, un activista que el martes estaba en su décimo segundo día de huelga de hambre en apoyo a los migrantes.

La protesta atrajo la atención de integrantes del Congreso de Estados Unidos y de funcionarios bahameños, que niegan las acusaciones de abuso y se dijeron molestos ante los llamados a un boicot turístico.

Sánchez dijo que desea lo que llamó una investigación “creíble” sobre el abuso y un mejor tratamiento a los inmigrantes. Naciones Unidas aseguró que las autoridades de las Bahamas han tomado medidas para mejorar las condiciones, pero que aún hay más por hacer.

La protesta, que tiene lugar cerca del consulado de las Bahamas en Miami y cerca de los muelles donde los barcos de crucero embarcan hacia las Bahamas, ha recibido apoyo de varios congresistas estadounidenses y una dura respuesta de los funcionarios de las Bahamas, que niegan cualquier tipo de abuso y están enfurecidos por los llamados a un boicot turístico.

“Los bahameños están hartos de este ataque a nuestro país, que a nuestro juicio es injusto”, dijo el canciller Fred Mitchell. “Gastamos mil millones de dólares en la economía de Florida cada año ¿Cuál es la razón para tratar de dañar nuestra economía?”, agregó.