Estrella de ‘Kick Ass 2’ quiere patear en ‘Avengers 2’

Aaron Taylor-Johnson, estrella de 'Kick Ass 2' -que se estrena mañana-, desea continuar como súper héroe en la saga de Avengers

Aaron Taylor-Johnson  regresa como Dave Lizewski, más conocido como Kick Ass, en 'Kick Ass 2'.
Aaron Taylor-Johnson regresa como Dave Lizewski, más conocido como Kick Ass, en 'Kick Ass 2'.
Foto: Universal Studios

¿Qué se siente correr a velocidades supersónicas? Aaron Taylor-Johnson, quien ha interpretado a un súper héroe sin súper poderes en la saga fílmica Kick-Ass —cuya segunda parte se estrena mañana y donde vuelve a actuar junto a Chloë Grace Moretz y Christopher Mintz-Plasse—, está a punto de hacer grupo con Iron Man, Hulk, Thor y Capitán América.

El actor británico, de 23 años, confirmó en charla telefónica desde Londres que tiene muchas posibilidades de encarnar al mutante Quicksilver, personaje de Marvel Comics, en The Avengers: Age of Ultron, secuela de la popular The Avengers.

“Es gracioso eso de que ahora vaya a conocer lo que son los súper poderes. El que vaya a estar en la película no es 100 por ciento oficial, pero me siento muy halagado de que estén considerando para el papel. Platiqué ya con Joss Whedon [director de The Avengers y su secuela] y estamos en medio de ideas para el personaje, su personalidad, su bagaje. Creo que hay pocas cosas más geniales que te inviten a formar parte de The Avengers”, declaró el actor.

En el universo Marvel, Quicksilver, llamado Pietro Maximoff, es hijo del mutante Magneto y hermano de La Bruja Escarlata, otro de los nuevos héroes confirmados para la secuela de la que es la tercera película más exitosa de la historia.

Por otro lado, aunque su nombre sonó entre cierto grupo de fans, Taylor-Johnson confirmó que él no será Christian Grey en la adaptación fílmica de la novela erótica bestseller Fifty Shades of Grey.

El personaje, uno de los más codiciados del momento en Hollywood, es un joven y atractivo multimillonario que atrae a una estudiante de Literatura a un torbellino de juegos sexuales.

“La verdad nunca creí que yo podía ser Christian Gray ni me imaginé como él. No, no lo seré”, dice con humor el protagonista de cintas como Savages y Anna Karenina.

Pero, a fin de cuentas, Fifty Shades of Grey quedará en la familia, pues la esposa de Aaron, Sam Taylor-Johnson, quien le dobla la edad, se sentará en la silla de directora.

“Estoy muy emocionado y feliz por ella. Creo que hará una película con mucho estilo y muy sexy. Ella tiene un ojo muy artístico en este tipo de proyectos. La verdad no imagino a nadie mejor para estar a cargo de esta película”, reconoció.

A Sam, su mujer de 46 años, el joven actor de 23 años la conoció cuando ambos realizaron, en 2009, la película Nowhere Boy, sobre la adolescencia del difunto Beatle John Lennon.

La pareja contrajo matrimonio en junio de 2012 y, entre sus muestras de amor, destaca el que los dos decidieran apellidarse Taylor-Johnson (de ella es el Taylor y de él el Johnson).

Tienen dos hijas, que nacieron antes de su matrimonio: Wylda Rae (nació en 2010) y Romy Hero (a principios de 2012).

“Es increíble. Amo ser esposo, ser padre. Ha sido un gran cambio en mi vida. Respirar el mismo aire que mi esposa y mis pequeños me hace feliz”, admite.

“Tener una familia a mi edad me pone los pies en la tierra, especialmente en un mundo y en una profesión donde todo es tan frenético. Soy extremadamente afortunado por poder llegar cada día a una casa como la mía”.

DEFIENDE A ‘KICK ASS 2’

Al considerarla demasiado violenta, Jim Carrey decidió desmarcarse de cualquier tipo de promoción de la película Kick-Ass 2, una historia donde personas comunes y corrientes deciden convertirse en súper héroes y súper villanos. El protagonista, Aaron Taylor-Johnson, sin embargo, cree que la película, adaptación de la novela gráfica de Mark Millar y John Romita Jr., tenía que mostrar altas dosis de sangre y violencia, como la primera parte. “”Su opinión [de Carrey] es muy respetable. Pero, en una película como Kick-Ass, el público está esperando esta irrealidad, toda esa violencia que proviene del cómic. Y hay que recordar que ésta no es una película para niños pequeños. De cualquier forma puedo decir que trabajar con Jim fue fascinante, muy divertido. Es un tipo apasionado, entusiasta, lleno de energía, alguien que tiene muchas ideas”.