Abuso en campamento de Staten Island preocupa a padres

Padres expresaron preocupación por sus hijos, luego del presunto abuso de una niña por parte de un instructor en un campamento de verano de Staten Island
Abuso en campamento de Staten Island preocupa a padres
Varios padres están preocupados por el reciente caso del instructor de un campamento de verano que presuntamente abusó de una niña de 10 años.
Foto: EDLP Zaira Cortes

Nueva York – Luego de que un instructor de 33 años de un campamento de verano de Staten Island, alegadamente abusara de una menor en un autobús, padres expresaron su preocupación por la seguridad de sus hijos durante actividades veraniegas.

La Policía informó que Endrick Torres, un residente de Elmhurst, Queens; fue arrestado el miércoles y acusado de abuso sexual ante la Fiscalía de Staten Island. El hombre, que trabajó por cuatro años en actividades de verano organizadas por la guardería “Big Bird’s Playhouse”, supuestamente tocó las partes privadas de una niña de 10 años.

Durante la agresión, la víctima pidió ayuda a una amiga y más tarde le comunicó a su madre el incidente. Torres fue puesto en libertad bajo una fianza de $15,000 y deberá presentarse en Corte el lunes.

Varios padres expresaron su indignación y temor por la seguridad de sus hijos durante campamentos y viajes de verano.

“Esperamos a nuestros chicos en casa para que nos cuenten lo bien que la pasaron, no esperamos que nos hablen de una pesadilla que les dejará un trauma el resto de la vida”, dijo la dominicana Malena Salomón.

“Entregamos a nuestros hijos a instructores que creemos capacitados, confiamos en que cuidarán de ellos, ninguna madre espera un acto tan aberrante”, enfatizó la madre de dos pequeños.

La puertorriqueña Nancy Domínguez, de 39 años, lamentó que los campamentos de veranos ya no sean seguros para niños y adolescentes.

“Con noticias así no sé si dejar que mis muchachos acudan a los campamentos de verano, siento un tremendo temor de que uno de ellos sea la próxima víctima, ya no se puede confiar”, indicó la residente de East Harlem.

Aunque la Ciudad exige un riguroso plan de seguridad para los proveedores de campamentos de verano, que incluye desde la preparación de la comida hasta la exigencia de personal entrenado, los casos de abuso no son una exención.

Los expertos sugieren a los padres:

  • Hacer preguntas directas a la organización que ofrece el programa de verano, acerca de la revisión de un posible récord criminal por abuso sexual del personal.

    Pida que las autoridades verifiquen la información si tiene dudas.

  • Indague las políticas en caso de que un pequeño quede sin la supervisión de un adulto o personal calificado, y bajo que circunstancias los empleados tiene permitido quedarse a solas con un niño.

  • Exija los procedimientos para detectar casos de acoso o abuso sexual y la forma de presentar una denuncia.

  • Pida al proveedor de servicios pruebas de que el personal está certificado y cuestiona cuáles son las restricciones para que los instructores sean “amigos” de redes sociales con los menores.

Para averiguar sobre programas de verano autorizados por la ciudad, puede llamar al 311.