Ray Kelly dice que crimen subiría en NY sin ‘Stop & Frisk’

El jefe de la policía de Nueva York defiende el programa que una juez federal declaró viola los derechos civiles.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Ray Kelly dice que crimen subiría en NY sin ‘Stop & Frisk’
El comisionado de la Policía, Raymond Kelly, rechazó la idea de que los agentes incurren en discriminación racial por medio de la política.
Foto: AP / Seth Wenig

El crimen repuntaría en Nueva York en caso de que se suspendiera el polémico programa de detenciones y requisas (Stop & Frisk) a personas sospechosas en las calles, consideró el jefe de la policía de la ciudad de Nueva York, Raymond Kelly.

En entrevistas televisivas transmitidas este domingo, Kelly aseguró que “no hay duda, el crimen violento repuntaría” si se eliminara el programa de “Detención y Requisa” (Stop & Frisk), que una juez federal recientemente declaró viola los derechos civiles de la población.

Kelly argumentó que existe un récord históricamente bajo de crímenes violentos y de tiroteos en Nueva York gracias en buena medida a la operación del programa, que consideró una parte integral de las labores del departamento de policía de la ciudad.

Manifestó además que la ciudad apeló desde el viernes pasado la decisión judicial emitida a principios de la semana, que condenó las revisiones por promover el perfil racial y la discriminación en contra de las poblaciones afromericana y latina de la ciudad.

Críticos del programa han apuntado que las detenciones se centran de manera desproporcionada en las minorías de la ciudad, a lo que Kelly argumentó que la gran mayoría de los crímenes ocurren en barrios latinos y afroamericanos.

“Lo que hacemos, y lo que estamos tratando de hacer, es salvar vidas”, aseguró en entrevistas concedidas a los canales CBS y ABC.

El comisionado también cuestionó la decisión de la juez federal Shira Scheindlin de dotar de cámaras a los policías con el fin de que graben las revisiones y quede un registro de los encuentros con sospechosos.

De acuerdo con Kelly, el uso de cámaras abre más preguntas de las que responde, debido a que no está claro cuándo los agentes comenzarían a grabar un encuentro, qué harían en caso de recibir información confidencial o durante una disputa doméstica.