Suenan “tambores de guerra” por Siria en Washington

El Presidente de EEUU decidirá en los próximos días una posible intervención armada contra Damasco
Suenan “tambores de guerra” por Siria en Washington
El presidente de EEUU Barack Obama está analizando con sus aliados una posible intervención militar en Siria.
Foto: AP

El presidente de EEUU Barack Obama está a punto de embarcar a la potancia mundial en un nuevo conflicto armado, con una intervención militar en Siria para “castigar” al régimen de Damasco. Según algunos analistas en Washington y medios como CNN, el mandatario estadounidense tomará la decisión de ir a la guerra en los próximos días.

Washington ya está analizando la situación con sus principales aliados, con el fin de contar con el apoyo internacional y evitar que una acción militar sea vista como una nueva invasión estadounidense. Y aunque el Gobierno se acerca cada vez más a la “hora de la verdad” en torno a Siria, una intervención militar goza de muy poco apoyo entre la opinión pública estadounidense.

Obama habló anoche por teléfono con el primer ministro de Australia, Kevin Rudd, con quien discutió “posibles respuestas” de la comunidad internacional a la continua violencia en Siria, dijo la Casa Blanca.

Ambos líderes “expresaron su gran preocupación por informes del presunto uso de armas químicas por parte del régimen sirio contra civiles cerca de Damasco el pasado 21 de agosto”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Tanto el presidente Obama como el primer ministro australiano “discutieron posibles respuestas de la comunidad internacional, y acordaron continuar sus estrechas consultas”, puntualizó la Casa Blanca, sin dar detalles sobre las posibles medidas.

Horas antes, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, condenó el uso “indiscriminado a gran escala” de armas químicas contra civiles, tachándolo como una “obscenidad moral”, aunque no precisó si Estados Unidos se decantará por una intervención militar.

Según líderes de la oposición en Damasco, el uso de armas químicas contra civiles dejó alrededor de 1.300 muertos el pasado 21 de agosto.

Esas víctimas se suman a los más de 100,000 fallecidos en dos años largos de conflicto en Siria y han llevado a la Casa Blanca a analizar en los últimos días la posibilidad de una intervención militar con sus socios internacionales en esa compleja guerra.

El ejército británico está elaborando planes de contingencia para un posible ataque militar a Siria, informó este martes el gobierno de Gran Bretaña.

La posible respuesta militar sería en reacción al supuesto ataque con armas químicas contra civiles en Siria.

El primer ministro David Cameron está bajo presión para convocar al Parlamento a finales de esta semana para hablar de la crisis en el país de Medio Oriente.

La oficina del gobernante dijo este martes que el Reino Unido está considerando una respuesta “proporcional” que pueda disuadir al presidente Bashar Assad de utilizar armamento químico en el futuro.