Presentan reforma fiscal

MEXICO — El inesperado plan del presidente Enrique Peña Nieto de incrementar el gasto social y subir los impuestos a quienes más ganan comienza a ser visto, al menos parcialmente, como un movimiento para evitar abrir un nuevo frente de batalla en momentos en que su gobierno lucha para sacar adelante una reforma que abra la industria petrolera al sector privado.

El mandatario presentó el domingo una propuesta de reforma fiscal que busca incrementar los recursos públicos y destinarlos entre otras cosas a crear un nuevo sistema de seguridad social, aunque analistas la ven menos ambiciosa de lo esperado.

La propuesta no incluyó imponer el impuesto al valor agregado (IVA) a medicinas y alimentos, como se especuló por semanas, en una acción que para algunos aumentaría el nivel recaudatorio del país pero también habría generado una oposición de algunos sectores, incluida la izquierda que ha dicho que esa decisión fue tomada en parte por la presión de algunos de sus líderes.

Peña Nieto dijo que no incluir el IVA en alimentos y medicinas fue “una decisión socialmente justa y económicamente responsable en esta coyuntura” de una economía con una mayor desaceleración a la esperada y que ha llevado al gobierno a reducir de 3.1% a 1.8% su pronóstico de crecimiento para el cierre del año.

El IVA se mantiene en su actual tasa de 16%.