“Efecto devastador” en infraestructura por lluvias en Colorado

Las autoridades reportaron al menos tres muertos, pero en uno de los casos aún no se confirma si fue como resultado de las inundaciones
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Efecto devastador” en infraestructura por lluvias en Colorado
Zonas como Lyons, Boulder, Estes Park y Aurora resultaron afectadas por los desbordamientos.
Foto: AP / The Daily Camera, Cliff Grassmick

Denver, EEUU – Las fuertes lluvias que han caído en los últimos dos días al este de las Montañas Rocosas en Colorado (EE.UU.) causaron la muerte de al menos tres personas y un “efecto devastador” en las infraestructuras de la zona.

Joe Pelle, alguacil del condado de Boulder (noroeste de Denver), indicó hoy en conferencia de prensa que “se han perdido vidas” en referencia a las dos muertes confirmadas en esa zona y a otra más, en Colorado Springs, al sur de la capital, aunque se desconoce si este fallecimiento fue causado directamente por las lluvias.

Andrew Barth, portavoz de la Oficina de Respuesta a Emergencias de Boulder, precisó en un comunicado que en la localidad de Jamestown murió aplastada una persona debido al desmoronamiento de un edificio y, según Pelle, hay informaciones de otra muerte en su jurisdicción, aunque no dio detalles del suceso.

Por su parte, las autoridades de Colorado Springs anunciaron el hallazgo de un cuerpo cerca de una transitada carretera interestatal que da acceso a esa ciudad, la segunda más populosa del estado.

Aunque las causas del deceso de esa persona aún no se han establecido, las autoridades creen que la inundación en la zona -agravada por recientes incendios forestales que quemaron la vegetación que habitualmente retiene el agua- habría contribuido a la muerte del individuo, quien todavía no fue identificado.

Además, la lluvia causó el desborde de numerosos arroyos, como el que atraviesa Broomfield, lo que causó que se desmoronase una de las principales carreteras en esta región al noreste de Denver.

La policía informó de que tres vehículos cayeron al agua, aunque todos los ocupantes fueron rescatados por bomberos locales.

“Nos preocupa mucho el pronóstico de fuertes lluvias para el resto del día”, dijo Pelle, quien reconoció que es posible que haya más fallecidos. “Espero y rezo que yo esté equivocado, pero debemos prepararnos para lo peor”.

Las lluvias, calificadas como las más torrenciales en casi dos décadas, causaron la ruptura del dique Meadow Lake Dam, en el condado de Larimer, lo que provocó importantes inundaciones en toda el área.

Las autoridades pidieron a los residentes que hasta nuevo aviso no circulen por las calles y cerraron la Universidad de Colorado.

Según Pelle, las intensas lluvias han creado una “peligrosa situación” y la magnitud del desastre sólo podrá evaluarse una vez que bajen las aguas y se puedan iniciar las tareas de rescate y limpieza.

“La zona de las montañas ha sido particularmente afectada. Hay una tremenda cantidad de daños. Hemos perdido calles, casas, puentes y automóviles. Ha habido enormes deslizamientos de piedras”, informó el alguacil.

“Estamos en una etapa muy temprana de tratar de evaluar lo que nos ha sucedido”, reconoció Pelle.

La situación es particularmente apremiante en la localidad de Lyons, cerca de Boulder, tras quedar aislada por los desbordamiento y la falta de suministro de agua.

“Tenemos que llegar a Lyons lo antes posible para repartir suministros, especialmente agua”, declaró Pelle.

Según la Cruz Roja local, cerca de medio millar de habitantes de la zona fue evacuado de sus hogares, mientras que un número mayor, pero indeterminado, también se vio afectado en Boulder, Estes Park y Aurora, un populoso suburbio al este de Denver.

Según reportes del Servicio Meteorológico, durante las últimas 24 horas cayeron casi 25 centímetros de agua en la zona al este de las Montañas Rocosas, donde se concentran las principales ciudades de Colorado, y prevén que se podrían acumular otros 7,5 más antes del final del día.

El agua también inundó dos de las principales vías de acceso al Aeropuerto Internacional de Denver, lo dificulta el acceso al aeródromo, que, sin embargo, ha seguido operando con cierta normalidad.