Letargo político afecta plan migratorio

Letargo político afecta plan migratorio
Presidente Barack Obama
Foto: efe

Washington/Notimex — El presidente Barack Obama consideró ayer que el estado de indefinición del debate legislativo sobre la reforma migratoria es el más claro ejemplo de la paralización que existe en el Congreso frente a los temas que apremian al país.

El mandatario denunció que la falta de avance refleja la ausencia de consenso político por la cerrazón de un grupo de legisladores republicanos que se rehusan a cualquier negociación que implique ceder terreno en sus posiciones.

Obama citó el presupuesto, el techo de la deuda y el déficit como otros de los temas donde los republicanos no sólo se han cerrado a la negociación sino que insisten en demandas, que a su juicio, no tienen relación alguna con estos.

Mencionó en particular la condición republicana de apoyar los temas presupuestales a cambio de eliminar el presupuesto para la implementación de la Ley de Cuidado Médico Asequible, el mayor logro de política doméstica de su administración.

“El problema es que ahora mismo esta ciudad, Washington, está cerrada (a la negociación) y por ello no estamos viendo el progreso que debería haber en estos temas”, dijo el mandatario al hablar aquí ante hombres de negocios.

Obama insistió que pese a la complejidad que presentan algunos de estos temas, “se pueden resolver y existe de hecho un buen consenso sobre como podemos avanzar”.

“Migración es el más claro ejemplo (de esta parálisis)”, dijo Obama, haciendo notar el consenso logrado en el Senado, que aprobó su iniciativa meses atrás con el apoyo de algunos republicanos, pese a lo cual el debate languidece ahora en la cámara baja.

El mandatario incluso aseguró que si el líder republicano John Boehner permite que haya un voto en el pleno de la cámara baja, “sería aprobado porque tenemos una mayoría de representantes que están preparados para votar” a favor.

“La razón de que esto no esté pesando es porque una pequeña facción insiste que nuestra tradición como una nación de leyes pero también como una nación de inmigrantes es alguna forma antiestadounidenses y se oponen a ello”, dijo.

El mandatario insistió que la necesidad de aprobar una reforma no deriva sólo del imperativo de reparar un ineficiente sistema de migración, sino de su impacto sobre los prospectos económicos del país.

“Sabemos que si implementamos la reforma migratoria eso puede agregar potencialmente un millón de millones de dólares a nuestra economía y que eso nos va a permitir continuar atrayendo el mejor talento de alrededor del mundo”, apuntó.