Compañías de vigilancia buscan lucrar con el plan

Compañías de vigilancia buscan lucrar  con el plan
Monitores reflejan imágenes de un video de vigilancia de la frontera con México en un local de la Patrulla Fronteriza en Blaine, Washington.
Foto: ap

San Diego, California — Las compañías privadas que proveen productos y servicios relacionados con la vigilancia se preparan para aprovechar los cientos de millones de dólares que traería consigo la aprobación de una nueva ley de inmigración que aumentaría la seguridad en la frontera con México.

Como parte de la propuesta de ley del Senado “Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de Inmigración”, surgida a raíz de una enmienda por parte de los senadores republicanos Bob Corker y John Hoeven, se gastarían cerca de $38,000 millones en personal y equipo para aumentar la seguridad en la frontera con México.

Christian Ramírez, de la organización de defensa de inmigrantes “Alianza San Diego”, dijo que existe una gran preocupación por el hecho de que el flujo económico generado “está haciendo dejar de lado las inversiones que promueven el comercio y el flujo de personas, como modernizar puertos de entrada, problemas ambientales, y el impacto que esto tendría en la calidad de vida de los fronterizos”.

Esa propuesta de ley incluye la adquisición de cuatro sistemas no tripulados de naves aéreas, seis sistemas Vader de radar, 17 helicópteros UH-1N, 10 helicópteros convertidos Blackhawk, cinco helicópteros Blackhawk nuevos modelo M y 30 embarcaciones.

Entre las empresas de gran tamaño que buscan beneficiarse con esta ley figuran Northrop Grumman, Raytheon, Lockheed Martin, General Dynamics, y Rockwell Collins.

“No es un secreto que buscan revertir pérdidas de sus contratos con el Departamento de Defensa a consecuencia de recortes en el presupuesto y del término de participación de conflictos en Irak y Afganistán”, según opinó Ramírez.

Ramírez destacó la paradoja de que, “a pesar de que las autoridades locales han evidenciado que la seguridad pública en la frontera no está fuera de control y es una de las regiones más seguras del país, la injerencia de entidades que buscan beneficiarse económicamente impide políticas públicas que atiendan debidamente los temas fronterizos.”

Esto ha creado, de acuerdo con el activista, “presión hacia legisladores para impulsar medidas que tiene más que ver con las necesidades económicas de la iniciativa privada, ocasionando el decline en la calidad de vida los fronterizos.”

A raíz de este proyecto, existen empresas de mediano y pequeño tamaño que ofrecen productos y servicios tales como alarmas que detectan movimiento, propuesta por la compañía Phoenix PureTech Systems; bolsas sanitarias para agentes en la Patrulla Fronteriza, a cargo de la compañía Brief Relief de Escondido, o tabletas y teléfonos inteligentes especializados, de la compañía Grabba Inc. de Burbank.