Contra el fraude en Obamacare

Toman medidas para prevenirlo; no habrá chequeos a 'navegadores'

WASHINGTON, D.C.— No todas las personas que asistirán al público para inscribirse en los nuevos mercados de seguro médico tendrán una revisión de antecedentes, aseguró ayer el Gobierno federal al lanzar una campaña nacional para prevenir y detectar fraude en el nuevo sistema creado por la reforma de salud.

Con esta se busca evitar, proteger en contra y, cuando corresponda, enjuiciar a quienes cometan fraude en contra del consumidor y que cometan delitos de privacidad en el mercado de seguros de salud.

El anuncio se hizo en la Casa Blanca y participaron el Procurador General, Eric Holder, la Secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, y Edith Ramírez, presidente de la Comisión Federal de Comercio, agencias federales que participan en esta estrategia contra el fraude en el mercado de seguros de salud.

Ahí se dijo que la estrategia principal del Gobierno para llegar a quienes actualmente no tienen seguro será a través de los “navegadores”, o sea 105 organizaciones comunitarias que ayudarán a los consumidores a llenar aplicaciones electrónicas y en papel.

Parte de la función de esos “navegadores” será asesorar a los solicitantes en la verificación de información para ver si califican para programas de asistencia que permitan costear el seguro médico, incluyendo créditos tributarios, reducciones en costos compartidos, Medicaid y CHIP, además de inscribirlos.

También deberán educar a los consumidores y crear conciencia sobre los nuevos mercados de salud. En agosto el Gobierno otorgó 67 millones a los “navegadores”.

La estrategia para la prevención y persecución del fraude anunciada ayer responde a las críticas sobre la vulnerabilidad de la información que provee el consumidor porque la revisión de antecedentes no será un requisito obligatorio para algunas de las personas que trabajarán en la inscripción.

“Los navegadores son instituciones que han servido por mucho tiempo a la comunidad. Someterán al personal involucrado a un entrenamiento riguroso y deben cumplir los estándares de seguridad.

Estarán bajo un contrato muy específico respecto a las consecuencias de la violación de los términos”, explicó un funcionario de la Casa Blanca.

“Mucha gente está usando este tema como una herramienta para atacar la implementación de la reforma de salud. Cuando se implementó la parte B de Medicare se utilizó el mismo sistema y nadie dijo nada. […] Algunos navegadores pedirán chequeos de antecedentes, otros no, similar a lo que se hizo antes con Medicare”, explicó.

Representantes de varios estados han manifestado su preocupación por medidas más estrictas para quienes manejarán la información del público.