“Padre Alberto” de Dominicana tenía miles de fotos porno

“Quisiera mostrarlas al mundo (las fotos) para que la gente vea con qué monstruo estamos tratando”, dijo el procurador adjunto Bolívar Sánchez

Guía de Regalos

“Padre Alberto” de Dominicana tenía miles de fotos porno
Las autoridades en República Dominicana buscan enjuiciar al sacerdote Wojciech Gil, mejor conocido en Santiago como el "padre Alberto".
Foto: Archivo

Santo Domingo, 23 sep – El sacerdote Wojciech Gil, conocido como el “padre Alberto” y acusado de abuso de menores en la comunidad de Juncalito, en Santiago (al norte del país), tenía más de 87 mil fotos y videos en la computadora de la parroquia con imágenes de actos pornográficos.

Según las investigaciones de los representantes de la fiscalía a través del procurador adjunto Bolívar Sánchez, una de las personas entrevistadas con relación al caso del destituido nuncio Josef Wesolowski, dijo haber visto fotos y vídeos pornográficos como los encontrados en la computadora portátil del religioso y que lo comprometen para ser juzgado por pornografía infantil.

Sánchez detalló que el pasado 27 de mayo, a las 7:35 de la mañana, Gil llamó a un diácono para pedirle que sacara el disco duro de la computadora y que, al obtener la información, el religioso entendió que había “cosas comprometedoras”.

Precisó que los departamentos de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología de la Procuraduría y la Policía Nacional analizaron el disco duro y encontraron una gran cantidad de imágenes y vídeos.

Muchas de las fotos son pornográficas y otras insinuadoras de niños posando con ropa interior como si fueran niñas, menores teniendo relaciones con adultos y niños sosteniendo relaciones homosexuales, detalló el funcionario a medios locales de Santiago.

“Quisiera mostrarlas al mundo (las fotos) para que la gente vea con qué monstruo estamos tratando, pero la ley prohíbe mostrar niños en situaciones de vulnerabilidad”, sostuvo Sánchez.

Bolívar Sánchez indicó también que muchas fotos parecen haber sido tomadas por el mismo sacerdote y otras fueron descargadas de un sitio web que vende este tipo de imágenes.

Manifestó que por la cantidad y calidad de las imágenes (hay fotos en estudios) encontradas se investiga si hay tráfico de pornografía infantil.

“Curiosamente, el padre Gil, de ocho monaguillos que encontró en la parroquia, aceptó incluso menores de seis y siete años, cuando a esa edad no se estila que se prepare a los niños para eso”, consignó.