Renault Initiale Concept, un vehículo de lujo

La marca francesa presenta en Frankfurt el Initiale Paris, un prototipo que podría ser el primero de una gama de lujo denominada de esta manera

Guía de Regalos

Renault Initiale Concept, un vehículo de lujo
La SUV francesa podría llegar pronto a las concesionarias.
Foto: Renault

En el marco del Salón Internacional del Frankfurt, Renault presenta al Initiale Paris, un concept que más allá de develar los rasgos de la próxima generación de la Espace, y de mostrar los avances de diseño y tecnología logrados por la compañía, también deja la puerta abierta para que en un futuro cercano salga a la luz una submarca de Renault con un abanico de vehículos premium.

Respecto a la inminente renovación del Espace, este prototipo es más grande que el Espace convencional, pero más chico que el Grand Espace; aunque pesa 250 kg menos que el primero.

Si bien el modelo de producción forma parte del segmento de los monovolúmenes, la carrocería del Initiale Paris -inspirado en el mundo de la arquitectura y la aeronáutica- se asemeja más a la de un crossover; de todas maneras, desde la firma indican que conjuga la “vitalidad” de un sedán, con el “carácter” de un SUV y el espacio de un monovolumen.

Desde Renault indican que la forma de las ventanas laterales evocan a una pluma y la zona trasera a la cola de una aeronave. Tanto en la parrilla, como en los laterales, en las tomas de aire y en las llantas de 22 pulgadas aparece un tramado en forma de diamante que simula ser un panal de abeja. Por su parte, el techo de aluminio y plexiglass enseña un mapa detallado de la capital francesa a modo de homenaje.

La carrocería adopta una tonalidad llamada por la marca como “Amethyst” (amatista), la cual puede verse de un color púrpura o negro, según sea el reflejo de la luz o el ángulo desde el que se mire.

Luces de LED diurnas que parecen parpadear, faros traseros armoniosos que se extienden de manera vertical y horizaontal, y pequeñas cámaras laterales que reemplazan a los espejos exteriores complementan una estructura que fomenta el movimiento. Las puertas traseras se abren en sentido contrario al habitual, y cuando se abren, un pequeño peldaño automatizado se despliega para facilitar el acceso.

En el interior sólo figuran cuatro butacas; sin embargo en la zona posterior figura una banca con capacidad para otros dos pasajeros; por lo que la distribución queda en el orden 2+2+2.

Las dos primeras filas de asientos parecen “flotar”, puesto que van unidas a un tunel central que hace que no toquen el suelo de madera y aluminio que aparenta el movimiento de una suave ola. La consola, que también parece estar en el aire, contiene dos pantallas que muestran vídeos e información sobre diversos temas de interés de la ciudad.

A raíz de la alianza entre Renault y BOSE, el sistema de audio está equipado con 32 altavoces, incluyendo dos subwoofers, estratégicamente colocados para crear un gran ambiete acústico.

La mecánica de este concept está basada en un motor dCi de 130 caballos que ya utilizan algunos automóviles de la marca; aunque la novedad pasa por la adopción de la tecnología Twin-turbo, que utiliza un turbo específico para cuando se conduce a bajas revoluciones y otro para cuando se exige más al vehículo.

Asociado a una transmisión automática de doble embrague y seis velocidades, este conjunto permite elevar el torque, generar menos CO2 y consumir menos combustible.

De esta manera, en el Autoshow de Frankfurt ya se vislumbra la próxima generación del Espace; aunque también se adelanta los lineamientos de la alta gama de Renault.