Acusan a dos pistoleros por tiroteo en Chicago

Los implicados pertenecen a la pandilla Black P. Stones y, presuntamente, actuaron en venganza contra miembros de los Gangster Disciples

Guía de Regalos

Acusan a dos pistoleros por tiroteo en Chicago
El superintendente de la Policía, Garry F. McCarthy, informó que ya son cuatro los arrestados en relación con la balacera que dejó 13 heridos, incluyendo un menor, en el barrio Las Empacadoras.
Foto: Archivo

Chicago – La Policía detuvo y acusó hoy a Tabari Young y Brad Jett, los presuntos pandilleros que dispararon la semana pasada contra un grupo rival en un parque del barrio Las Empacadoras de Chicago, en un suceso que causó 13 heridos.

El superintendente de la Policía, Garry F. McCarthy, anunció en conferencia de prensa que los implicados, ambos de 22 años, se sumaron a la lista de acusados de intento de homicidio y agresión agravada con un arma de fuego.

Young, que registra una decena de antecedentes criminales, fue identificado como el autor de los disparos con un fusil de uso militar, y Jeff como otro de los individuos que participó en el ataque contra un grupo de personas el jueves por la noche, cuando jugaban baloncesto en el parque Cornell Square.

En la noche del lunes fueron acusados formalmente por los mismos delitos, Bryon Champ, de 21, y Kewane Gatewood, de 20.

La Policía identificó a Champ como un exconvicto y pandillero que en julio de 2012 fue procesado por tenencia ilegal de un arma de fuego y sentenciado a una pena menor de la que se encontraba en libertad provisional.

En el ataque del jueves, Champ también disparó un arma contra la multitud, mientras que Gatewood fue señalado como la persona que suministró el fusil de uso militar.

McCarthy consideró hoy “inaceptable” que una persona con los antecedentes de Champ estuviera en libertad en poco menos de un año y reclamó penas más duras para los involucrados en hechos violentos con armas de fuego.

“Para encarar de verdad este tipo de violencia necesitamos leyes estatales y federales que mantengan las armas de fuego fuera de nuestras comunidades y provean castigos reales a los criminales que las usan”, dijo el funcionario.

En su opinión, sería necesaria una sentencia obligatoria mínima de tres años por posesión ilegal de un arma de fuego en Illinois.

Todos los acusados pertenecerían a la pandilla Black P. Stones y los disparos habrían sido una venganza contra miembros de los Gangster Disciples presentes en el parque porque horas antes Gatewood recibió un roce de bala en un enfrentamiento.

La Policía informó de que recogió en el lugar del ataque 16 casquillos de proyectiles calibre 7.62 que se utilizan habitualmente en fusiles de asalto AK-47, un arma que no sería común entre las pandillas que actúan en la zona sur de la ciudad.

Las pandillas actúan en Las Empacadoras, uno de los barrios de Chicago con mayor concentración hispana.

De los 13 heridos, todos afroamericanos, el niño Deonta Howard, de 3 años, se recupera de dos operaciones quirúrgicas por un disparo que recibió en la cara y necesitará una posterior cirugía plástica, informaron los médicos.