Boricua se salva de ser víctima de ataque en Nairobi

Un día antes que iniciaran los choques en el centro comercial Westgate, el misionero Jesús Hernández decidió no viajar a la capital de Kenia porque sentía una “percepción de que iba a ocurrir algo”

Guía de Regalos

Boricua se salva de ser víctima de ataque en Nairobi
Por medio de la organización sin fines de lucro “A África con amor”, Jesús Hernández colabora con un orfanato para niños con VIH.
Foto: INS

San Juan – Un misionero puertorriqueño se salvó de ser una víctima más del ataque a un centro comercial Westgate en Nairobi, donde un grupo terrorista somalí asesinó a más de 60 personas y se mantiene combatiendo desde el pasado sábado a policías y militares de Kenia.

Jesús Hernández, reverendo y propulsor de un orfanato para niños con VIH en el pueblo de Mururi, a las afueras de la localidad, usualmente viaja los fines de semana a la capital keniana para descansar y visita el espacio, pero dijo a la agencia Inter News Service (INS) que por una “percepción de que iba a ocurrir algo” cambió los planes de su agenda y regresó a la isla el viernes, horas antes de cometerse el atentado.

Cada semana, el religioso boricua se traslada desde Thika, un pueblo comercial en la provincia Central de Kenia de poco más de 80,000 habitantes y toma la carretera A2 para recorrer los 40 kilómetros que separan esa zona de Nairobi.

Fue en ese momento, durante el trayecto el pasado jueves, cuando Hernández tuvo “una percepción, un sentimiento de los que tiene la mente cristiana, de que algo iba a ocurrir. Yo regresaba a Puerto Rico dentro de dos semanas, pero cuando iba de camino sentí que iba a pasar algo, llamé a mi esposa y decidí irme el jueves. Llegué a la isla el viernes luego de un viaje de 36 horas y me encontré con lo del ataque”.

El sábado pasado, milicianos del grupo terrorista somalí Al Shabab penetraron al centro comercial Westgate y asesinaron a más de 60 personas, en un ataque que hoy, en su cuarto día, provocó la desactivación, por parte de las autoridades, de explosivos instalados en diferentes lugares de la estructura.

Entre los fallecidos confirmados por el gobierno se cuentan cuatro británicos y un peruano, además de ciudadanos de Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, Francia, China, India, Ghana, Holanda y nacionales.

Al Shabab está exigiendo que las tropas kenianas abandonen Somalia, donde apoyan el gobierno federal de transición.

Hernández, quien lleva alrededor de 30 años residiendo en el país africano, indicó que el problema se da porque existe “una persecución del pueblo musulmán hacia la comunidad religiosa. Todo comienza por las personas que invadieron Kenia, que fueron miembros de comunidad política musulmana europea, por eso se vio que algunos de los atacantes eran blancos y no negros, y que responden a estímulos del movimiento islámico”.

El misionero boricua recordó que ya el año pasado “quemaron el aeropuerto internacional, donde todo sigue destruido y se trabaja en tiendas de campaña y hace siete meses hubo manifestaciones de estudiantes universitarios que también han desestabilizado la situación política de Kenia”.

Sin embargo, aclaró que Kenia “es un país tranquilo, el más estable del bloque africano. Políticamente, así como socialmente, religiosamente y económicamente es uno de los más estables”.

Sobre el centro comercial indicó que “es de ricos, por lo que la mayoría de los kenianos no tienen acceso a ese lugar. Allá uno o es pobre o es rico, no existe una clase media. Es una estructura de varios pisos y su techo es de zinc, por eso muchas personas las han logrado rescatar por ahí”.

A pesar de la situación en la localidad, Hernández continuará con la labor humanitaria que realiza a través de la organización sin fines de lucro “A África con amor” y regresará en noviembre al país africano, donde en mayo del siguiente año inaugurará un quinto edificio de un orfanato para albergar a más niños.