Llamando a los jóvenes a comprar seguro de salud

Jóvenes que ganan menos de $43,560 por año calificarán para créditos fiscales federales
Sigue a El Diario NY en Facebook
Llamando a los jóvenes a comprar seguro de salud
La ley ACA ya ha aumentado dramáticamente el número de jóvenes asegurados que son menores de 26 años
Foto: Morguefile

Faltan solo horas para que los estadounidenses puedan inscribirse en planes de cuidado de salud. Sin embargo, las falsedades que circulan advirtiendo a los jóvenes del alto costo de las primas están fuera de control. Como jóvenes, debemos combatir esta desinformación. Hay que aprovechar al máximo los beneficios de la ley de salud al inscribirnos en un plan de seguro, y animar a nuestros amigos que hagan lo mismo.

Antes de la Ley de Seguro de Salud Asequible (ACA), los jóvenes estaban en el lado perdedor del sistema. Casi 30% de los adultos entre 18 y 29 años no tienen seguro de salud. Este es el índice más alto de personas sin seguro que cualquier otro grupo basado en edad.

De hecho, ACA ya ha aumentado dramáticamente el número de jóvenes asegurados que son menores de 26 años al permitirles permanecer bajo los seguros médicos de sus padres. Más de tres millones de jóvenes que estarían sin seguro médico obtuvieron cobertura de esta manera.

Quienes no se encuentran bajo la cobertura del seguro de sus padres pueden comparar e inscribirse por medio de los mercados de intercambio de seguros. Los jóvenes que ganan menos de $43,560 por año calificarán para créditos fiscales federales y subsidios para ayudar a hacer al seguro médico más asequible.

Y si cada estado expande la elegibilidad para Medicaid responsablemente usando los fondos federales disponibles, todos los jóvenes solteros que ganan menos de $14,484 por año calificarán para cobertura a través del programa de Medicaid de sus estados. Casi el 40% de estos jóvenes serían latinos o afroamericanos, demostrando que la expansión de Medicaid es particularmente esencial para estas comunidades.

El tener la habilidad de obtener cobertura médica a través de Medicaid, el mercado de intercambio de seguros, o por medio de los miembros de la familia significará que los jóvenes tendrán la opción de seguir sus ambiciones profesionales u oportunidades educacionales en vez de verse atrapados en trabajos de bajos ingresos solamente porque dependen del seguro de salud que su empleador les provee.

También significa que los jóvenes ya no tendrán que ser “invencibles” – aquellos que están enfermos o necesitan atención preventiva la podrán obtener sin tener que ir a la quiebra financieramente, gracias a los beneficios y protecciones garantizados por ACA. Y quienes tienen condiciones médicas preexistentes no serán discriminados por su estado de salud, o como era antes por su género.

Juegos políticos y cuentos engañosos por parte de los que se oponen a la ley ponen en peligro la posibilidad de que todos los jóvenes como nosotros obtengamos estos beneficios. Los datos son claros: los jóvenes, especialmente los jóvenes de color, tienen la oportunidad de obtener mejores seguros de salud y cobertura médica a un precio asequible, y deben tomar ventaja de ello. Para aprovechar los beneficios de ACA por completo, los jóvenes debemos luchar en contra de la desinformación y en su lugar, ayudar a divulgar los beneficios de la ley

Como un grupo de individuos diverso y comprometido, podemos adoptar una postura poderosa en contra de todos aquellos que nos intentan asustar y desviar de la participación en las reformas que ya han beneficiado a millones.

Emily Oshima Lee es una analista política con el equipo de salud en el Center for American Progress.
Lindsay Rosenthal es una exasistente de investigación para la política de salud y asuntos de la salud y derechos de la mujer
Andrea-Gale Okoro es una ex interna de política en el Center for American Progress.