Alarma ante extorsión telefónica en Nueva York y Jersey

Las llamadas intimidatorias son hechas con celulares prepagados difíciles de rastrear.

Alarma ante extorsión telefónica en Nueva York y Jersey
Trate de no dar información personal, familiar o económica por teléfono a personas que no conoce.
Foto: Mariela Lombard

Una serie de casos se están registrando en Nueva York y Nueva Jersey, en los que personas reciben llamadas atemorizantes —la mayoría de ellas desde Puerto Rico— en las que se les urge a enviar dinero a cambio de proteger la vida de un ser querido.

Situaciones, que en la mayoría de los casos, no son denunciadas a las autoridades por lo traumático que resulta para las víctimas. “Es algo de lo que uno no quiere ni siquiera recordar por temor”, recalca una de las afectadas que recibió una llamada hace una semana y que prefirió no ser identificada.

“No me atrevo a denunciarlo porque tengo miedo, que de verdad le vaya a pasar algo a mis familiares en Puerto Rico“, añadió la mujer residente en Nueva Jersey.

De acuerdo al relato, una persona en Puerto Rico llamó a sus padres (de más de 80 años) aduciendo ser un excompañero de escuela que quería volver a tener contacto con ella. De esa manera obtuvo el número de teléfono de ella en Estados Unidos, el resto fue solo buscar un poco más de información en su Facebook.

“Quien me llamó, conocía muy bien cuál era mi apodo, dónde vivía, trabajaba y detalles que me hicieron pensar que era verdad”, dijo la mujer. “Me exigieron el pago de cierta cantidad de dinero que pude negociar y pagué por transferencia, para luego darme cuenta que todo había sido una extorsión“.

Dicha modalidad no es nueva para las autoridades del área metropolitana, según un portavoz del Departamento de Policía de Nueva York que investiga un caso similar ocurrido el pasado 23 de agosto, en el que un hispano de 52 años recibió una llamada exigiéndole $1,300 a través de una transferencia de dinero, a cambio de preservar la vida de su hijo.

Conforme al informe oficial, el sujeto primero le informó a la víctima, residente en Brooklyn, que su hijo de 30 años había estado envuelto en un accidente automovilístico y que había sido secuestrado, al tiempo que el joven recibió otra llamada exigiéndole un rescate a cambio de la liberación de un hermano.

El joven envió una cantidad de dinero (no fue revelado el monto exacto) a través de un servicio de transferencia monetaria a Puerto Rico. Mientras que el padre pudo darse cuenta a tiempo que se trataba de una extorsión.

La agente Karen Lee Torres, de la policía de Puerto Rico, indicó que la mayoría de llamadas que se hacen desde la Isla, son de celulares prepagados y las hacen desde las prisiones.

“No hay una ley que exija el registro de una persona con celulares prepagos por lo que es difícil rastrear la identidad de quien adquirió el móvil desde donde se hacen las llamadas”, dijo la portavoz.

Aclaró además, que en conexión con este tipo de estafas se han hecho arrestos de personas cuando han ido a cobrar el dinero que les han girado sus víctimas, sin embargo aclaró, que no hay una cifra precisa de cuantos arrestos se han producido.

Según las autoridades la mayoría de las llamadas se hacen al azar y solo buscan incautos que se asusten y ante la desesperación les envíen dinero sin percatarse de la extorsión.

El agente especial Moisés Quiñonez, del FBI de Puerto Rico, precisó que la ciudadanía debe estar alerta y mantener la calma. “Por lo general el 99% de las llamadas no son ciertas, hasta ahora no tenemos conocimiento que haya tenido ninguna repercusión de acción violenta”, indicó.

Un portavoz de la uniformada de Hoboken, Nueva Jersey, confirmó que en el último año fueron recibidas cuatro denuncias que están bajo investigación, por lo que se advierte a la ciudadanía de no caer en manos de estos “pillos”.

En uno de los casos registrados en Hoboken, en abril, una mujer de 41 años recibió una llamada telefónica procedente del código de área 551 (del norte de Nueva Jersey) exigiéndole el pago de $2,000 en efectivo a cambio de no matar a su hermano.

A la mujer se le ordenó enviar el dinero por giro electrónico, tras recibir la llamada, la víctima logró con la ayuda de la policía, ubicar a sus tres hermanos y cerciorarse que no corrían ningún peligro.

En septiembre del año pasado, en un periodo de dos semanas, tres residentes de Hoboken reportaron haber recibido llamadas con el código de área 787, perteneciente a Puerto Rico.

De acuerdo al reporte, en los tres casos se exigía el pago, en promedio, de $2,000 que debían ser girados vía Western Union.