Dos hispanos asignados a reformar la Iglesia Católica

El arzobispo emérito de Chile, Francisco Javier Errázuriz Ossa, y el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, de Honduras, forman parte del llamado "G8 de cardenales"
Dos hispanos asignados a reformar la Iglesia Católica
El papa Francisco durante la reunión Internacional por la Paz, en Ciudad del Vaticano.
Foto: Archivo / EFE

En las manos de dos cardenales de origen hispano recae parte de la misión de refomar la Curia Romana o el Gobierno de la Iglesia Católica bajo la lupa del papa Francisco.

El arzobispo emérito de Santiago de Chile, Francisco Javier Errázuriz Ossa, y el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, de Honduras, forman parte del llamado “G8 de cardenales”, consejo creado en abril por el argentino para estudiar un proyecto que haga de la congregación una más transparente.

Junto a ellos trabajan el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, el italiano Giuseppe Bertello.

También, el arzobispo de Bombay, Oswald Gracias; el de Munich, Reinhard Marx; el de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya y George Pell, de Sidney.

La lista la completa el arzobispo de Boston, Sean Patrick O’Malley, conocido por su lucha en contra de la pederastia en el clero.

Aunque fue anunciado el 13 de abril, el Pontífice oficializó ayer la creación del grupo como parte del inicio de la reunión Internacional por la Paz. El ente será como “un nuevo instrumento de consulta” para asesorar al Papa, según reseñó la agencia EFE.

Desde hoy y por tres días consecutivos, el conjunto llamado oficialmente “Consejo de cardenales para ayudar al papa en el gobierno de la Iglesia Universal y estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica Pastor Bonus sobre la Curia Romana“, mantendrá reuniones con el máximo líder de los católicos para discutir las prioridades que le fueron asignadas.

Pero, ¿en qué temas deberán estar enfocados los purpurados? En ocho puntos, le damos los detalles:

  1. El “G8 de cardenales” ofrecerá consejo al Papa, pero no tomará ninguna decisión propia.
  2. El grupo ayudará al argentino en cuestiones del “gobierno de la Iglesia”.
  3. Evaluarán la reforma de la Curia, que podría incluir la eliminación o fusión de algunos de estos “ministerios”.
  4. Los religiosos abordarán el ordenamiento de la Secretaría de Estado, su poder y competencias.
  5. Los examinadores considerarán la posibilidad de nombrar la figura del “moderator curiae”, especie de mediador entre la Curia y el Papa, reduciendo las labores del cargo del secretario de Estado.
  6. Los cardenales podrán aconsejar al Sumo Pontífice en asuntos como la necesidad de mayor colegialidad o cambios en la organización del Sínodo de los Obispos.
  7. El conjunto también se ocupará de cómo afrontar dentro de la vida pastoral matrimonial el tema de los divorciados que se han vuelto a casar.
  8. Examinar todos los documentos entregados por los jefes de los dicasterios, como las congregaciones, los tribunales y los oficios.

(Con información de EFE)