Obama y legisladores discutirán fin del cierre de Gobierno

Esta tarde se sentarán a dialogar en la Casa Blanca para buscar una salida a la crisis presupuestaria
Obama y legisladores discutirán fin del cierre de Gobierno
Los líderes del Ejecutivo y el Legislativo de EEUU se verán las caras esta tarde en la Casa Blanca, para tratar de solucionar el impasse que ha llevado al cierre de Gobierno federal.
Foto: AP

Washington – El presidente de EEUU, Barack Obama, recibirá esta tarde en la Casa Blanca a los principales líderes republicanos y demócratas del Congreso para abordar la paralización parcial del Gobierno federal por falta de fondos, que entró este miércoles en su segundo día.

Según informó la Casa Blanca, en la reunión se abordará también el tema del techo de la deuda, cuyo límite se alcanzará el próximo 17 de octubre.

Si no hay un acuerdo entre el Gobierno y el Congreso para aumentar ese techo de la deuda, el país se verá abocado a la suspensión de pagos.

Al encuentro, programado a partir de las 5:30 hora del Este, asistirán el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

También los líderes de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.

Obama prevé aprovechar la reunión para urgir al Congreso a aprobar una ley que otorgue fondos para permitir el funcionamiento del Gobierno en el nuevo año fiscal, que comenzó este martes, de acuerdo con la Casa Blanca.

Además, el presidente también instará a los líderes del Legislativo a aumentar el techo de la deuda para evitar “las devastadoras consecuencias” de una suspensión de pagos.

El portavoz de Boehner, Brendan Buck, indicó en Twitter que éste espera que la reunión con Obama sea el inicio de unas “conversaciones serias” entre ambos partidos para resolver esta nueva crisis presupuestaria.

A esta situación de paralización parcial de la Administración se ha llegado a causa de la falta de acuerdo en el Congreso para aprobar fondos para financiar al Gobierno en el nuevo año fiscal.

El ala más conservadora de los republicanos, fundamentalmente el movimiento Tea Party, busca condicionar esa financiación a retrasos en la aplicación de la reforma sanitaria, algo que rechazan los demócratas y el propio Obama.