El presidente está satisfecho con Obamacare (videos)

Para el mandatario, el alto volumen de visitantes en los sitios web para registrarse bajo la nueva ley de salud demuestra el interés de los ciudadanos en la iniciativa
El presidente está satisfecho con Obamacare (videos)
Obama sostuvo que los problemas de registro para la reforma de salud son mínimos en comparación con sus beneficios.
Foto: AP

El cierre de gobierno en Estados Unidos, el tope de la deuda y la reforma de salud fueron algunos de los temas que el presidente Barack Obama abordó como parte de una entrevista concedida a la corresponsal de la agencia AP en la Casa Blanca Julie Pace.

A continuación parte del texto de la conversación:

Pregunta: Es mucho lo que quisiera preguntarle del cierre de gobierno y sobre política exterior, pero quiero empezar con el tema de la reforma de salud. El elemento clave de la ley sobre su disponibilidad en internet inició esta semana y todo indica que superó las expectativas, pero también hay unas serias fallas en los sistemas informativos. Nuestros reportes indican que el número de personas que logró registrarse para el mercado de seguros en los estados usando el sistema federal son pocas. ¿Qué cantidad exacta de personas pudo realizar el proceso esta semana?

Respuesta: Bueno, yo no tengo los números todavía. Lo que nosotros sabemos, es que como tú indicas, el interés de la gente superó las expectativas y son buenas noticias. Demuestra que la gente realmente necesita y quiere una Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. El producto es, realmente, uno bueno. Alternativas y competencia que funciona. Qué pasa si tienes aseguradoras privadas que ofrecen entrar al sistema para brindar cuidado de salud a precios significativamente accesibles que cualquier persona pueda comprar en el mercado individual, porque, basicamente, ellos ahora son parte de un grupo grande.

Y es verdad que el sitio web se saturó por el volumen de visitas. Personal ha estado trabajando contra el reloj y han reducido significativamente el tiempo de espera, pero estamos confiados en que en los próximos seis meses (porque es importante recordarle a la gente que tienen seis meses para registrarse) vamos, probablemente, a exceder en términos de la cantidad de interés que tiene la gente.

P: ¿Usted tiene algún mensaje para los estadounidenses que intentaron registrarse esta semana y terminaron frustados?

R: Bueno, ellos definitivamente no se deben dar por vencidos. Típicamente, lo que sucede cuando la gente está comprando seguros, es que visitan sitios web, hacen llamadas telefónicas y miran folletos, cinco, seis o siete veces, antes de tomar una última decisión. Y ellos no van a tener que pagar primas hasta diciembre; la cobertura no inicia hasta enero, así que tienen mucho tiempo.

Y mi mensaje para ellos sería que el tiempo de espera cada día se reduce. Cada día, más y más personas se están registrando y el producto te ahorrará dinero. Las personas van a ahorrar cientos de dólares- en algunos casos, miles de dólares- como resultado de que pueden obtener seguros a un precio ajustado y con las alternativas que necesitan.

El mejor ejemplo es el que tenemos actualmente en Massachusetts, donde tienen un programa similar. Lo que pasó ahí es que el volumen de registrados inició lento, porque las personas no querían pagar tres o cuatro meses por adelantado para obtener los planes médicos. Pero el interés, la habilidad de mirar opciones e identificar qué trabajaría para ellos y su bolsillo, ya eso está pasando. Y lo que sabemos es que al menos un 60 % de las personas que visitan el sitio, van a obtener un seguro médico de alta calidad por menos de lo que pagan por su factura de celular o cable. Y eso es algo que muchas personas reconocen que le dará una seguridad que no tenían antes.

P: La ley de reforma de salud es obviamente un punto central al cierre de gobierno que se mantiene ahora. ¿Usted está preparado – considerando que no va a hacer concesiones sobre la ley como ha dicho repetidamente, para mantener el gobierno paralizado hasta que la nación alcance el tope de la deuda a mediados de octubre?

R: No hay razón para que eso ocurra, Julie. Podemos votar para abrir el gobierno hoy. Sabemos que hay suficientes miembros en la Cámara de Representantes – demócratas y republicanos- dispuestos a votar para reabrir el gobierno hoy. Lo único que está evitando que eso ocurra es la decisión del presidente del cuerpo Boehner que dijo que iba a aguantar para ver si consigue concesiones adicionales de nosotros.

Y lo que yo le he dicho a él es que estamos felices de negociar en lo que sea. Estamos felices de hablar de la reforma de salud, estamos felices de hablar del presupuesto, de la reducción del déficit, de inversiones. Pero lo que no podemos hacer es involucrarnos en esta política arriesgada donde una pequeña fracción del Partido Republicano termina presionando para ver si pueden de alguna manera sacar más de las negociaciones mediante la amenaza de mantener cerrado el gobierno o amenazando para que el país no pueda pagar sus cuentas.

P: Pero, usted ve ahora estas dos situaciones- el cierre de gobierno y el tope de la deuda– juntándose al mismo tiempo y lo cerca que estamos de la fecha límite de mediados de octubre como destacó el secretario Lew

R: Bueno, ten en mente, Estados Unidos nunca ha dejado de pagar. Y como he dicho repetidamente, eso no es algo con lo que alguien pueda amenazar…

P: ¿Pero eso significa que si seguimos como estamos ahora hasta el 17 de octubre usted puede optar por algunas de las alternativas que sus aliados dicen que están disponibles, como la Enmienda 14, para prevenir un incumplimiento?

R: Julie, como te dije antes, hay una manera de asegurarnos que Estados Unidos pague sus obligaciones y es cuando el Congreso autorice al secretario del Tesoro, Jack Lew, a pagar las obligaciones acumuladas.

Mira, yo creo que esto es muy importante, porque el nombre de esto es el tope de la deuda y cuando la gente escucha eso, ellos inmediatamente piensan que de alguna manera se está autorizando mayor gasto y mayor deuda para Estados Unidos. Pero no es así. Esto se refiere a que el gobierno tiene que pagar por cosas que el Congreso nos llevó a pagar. Como resultado, esto es un voto de rutina. Ha ocurrido en más de 40 ocasiones desde que Ronald Reagan era presidente.

Nunca antes un partido ha amenazado con no pagar nuestras cuentas excepto en el 2011, la última vez que Boehner y algunos de los mismos representantes en la Cámara pensaron que la acción le podría brindar mayor beneficio en las negociaciones. Y podemos establecer un patrón donde una facción de un partido que controla una cámara en una ramificación del gobierno básicamente aguanta la respiración y dice que hasta que no obtengamos un 100 % de nuestra parte, entonces vamos a dejar toda la economía colapsar, cerrar la economía completa.

Lo que le he dicho a ellos es lo siguiente: Asegúrense de que el gobierno de Estados Unidos pague. Eso no es negociable. Eso es lo que familias alrededor del país hacen. Si yo compro un carro y decido no pagar mi factura un mes, no estoy ahorrando dinero. Bueno, ésta es exactamente la misma situación.

P: Pero si ellos no lo hacen, si llegamos a la fecha límite y no están dispuestos a aumentar el tope de la deuda como usted solicita, ¿estaría dispuesto a tomar otra acción para evitar un colapso?

R: No espero llegar ahí. Hubo varias citas ayer del presidente cameral Boehner que muestran que busca asegurarse que no haya un colapso… Hay suficientes votos en la Cámara de Representantes para asegurarnos de que el gobierno reabra. Y yo apuesto que hay votos suficientes en la Cámara de Representantes ahora mismo para asegurarnos de que Estados Unidos no termine en la morosidad. Lo único que está evitando que eso pase es que Boehner no llama a una votación.

Pienso que la mayoría de estadounidenses cuando piensan en cómo el gobierno debe trabajar, se dicen a si mismos, que cada miembro del Congreso le responde a su consciencia y están supuestos a representar a sus constituyentes. Y si, en efecto, hay una mayoría de representantes preparados para avanzar de modo que las familias puedan regresar a sus trabajos- ya sea que se trate de veteranos, menores, pequeños negocios que reciben servicios del gobierno federal puedan recibir los servicios nuevamente- yo pienso que la mayoría de las personas dirán, si hay que votar, vamos a hacerlo.

Deberíamos estar hablando de un montón de cosas serias. Deberíamos tener una conversación no sobre deudas y déficit, sino sobre cómo hacemos para asegurarnos de que los jóvenes tengan una buena educación; cómo mejoramos la infraestructura y ponemos a la gente a trabajar; cómo vamos a hacer para asegurarnos de que arreglamos un sistema de inmigración roto; cómo vamos a hacer lo necesario para hacer crecer la economía y crear una fuerte clase media.

P: El “Tea Party” se ha puesto en el medio de muchos de esos objetivos. ¿Usted cree que el “Tea Party” ha sido bueno o malo para Estados Unidos?

R: Bueno, yo no quiero pintar a nadie con una brocha ancha. Yo creo que una de las grandes cosas de la democracia es que podemos tener una amplia gama de actitudes y filosofías regionales sobre gobierno e ideología y el “Tea Party” es la última expresión de unos temores y ansiedades muy reales por parte de algunos americanos. Y entiendo eso. No hay nada objetable en mantener posturas fuertes sobre ciertos “issues”, aunque yo no esté de acuerdo con muchas de sus posiciones.

Pero hay ciertas reglas necesarias para garantizar que todo el mundo participe, que todo el mundo sea respetado y que el proceso se mueva de forma ordenada y no crear caos. Así que mis preocupaciones tienen poco que ver con el “Tea Party”, más allá de la idea de que si no obtienen un 100% a su favor cierran el gobierno o amenazan con un caos económico. Eso tiene que parar.