Hay que evitar la crisis: BM

La banca mundial pide a EEUU poner fin a la incertidumbre fiscal
Hay que evitar la crisis: BM
Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.
Foto: AP

WASHINGTON (EFE).— El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) concluyeron ayer su asamblea conjunta anual con un llamamiento “urgente” a EEUU para que ponga fin a la incertidumbre fiscal y preocupación por el futuro de los emergentes.

“Estados Unidos necesita actuar de forma urgente para hacer frente a las incertidumbres fiscales a corto plazo”, indicó en un comunicado el Comité Financiero y Monetario Internacional (IMFC), principal órgano ejecutivo del FMI.

El cierre parcial de los servicios del Gobierno de EEUU y, sobre todo, la falta de un acuerdo para aumentar el tope de la deuda federal de 16,7 billones de dólares que se alcanzará la próxima semana, han sido dos de los temas dominantes de la asamblea conjunta del FMI y el Banco Mundial que se celebró esta semana en la ciudad de Washington.

En ese sentido, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, alertó hoy que estamos a cinco días de un “momento muy peligroso” para el mundo e instó a EEUU a actuar y aumentar el techo de la deuda para evitar una suspensión de pagos en el país.

“Cuanto más nos acerquemos a la fecha límite, mayor será el impacto en los países en desarrollo”, alertó Kim.

“Podría ser un evento desastroso para el mundo en desarrollo y eso a su vez dañaría gravemente también las economías avanzadas”, afirmó Kim en referencia a una potencial moratoria en EEUU.

“Urjo a los legisladores de EEUU a evitar esta potencial crisis”, destacó.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se refirió a una hipotética suspensión de pagos en EE.UU. como “impensable” y el ministro de Economía español, Luis de Guindos, aseguró que lo último que necesita la economía mundial es ese tipo de incertidumbre política.

El secretario del Tesoro de EEUU, Jack Lew, reconoció la gravedad del problema al indicar que su país es el “ancla del sistema financiero mundial” y el lugar al que acuden los inversores cuando aumenta el riesgo global e insistió en que no se puede poner en juego esa reputación.