Arrestan a dúo por acosar a niña que se mató en Florida

Guadalupe Shaw y Katelyn Román, de 12 y 14 años, enfrentan cargos con agravantes tras el suicidio de Rebecca Sedwick
Arrestan a dúo por acosar a niña que se mató en Florida
Buscan hacerle justicia a Rebecca Ann Sedwick.
Foto: Archivo

WINTER HAVEN, Florida — Dos niñas fueron arrestadas en conexión con la muerte de Rebecca Sedwick, de 12 años, que, según las autoridades, se suicidó después de sufrir acoso por internet durante casi un año.

La comisaría del condado de Polk indicó que las detenidas, Guadalupe Shaw y Katelyn Román, de 12 y 14 años, están acusadas de acoso criminal con agravantes.

Las autoridades precisaron que Sedwick fue acosada por hasta 15 niñas a través del internet y mensajes de texto.

El 9 de septiembre, dijeron, Rebecca escaló una torre en una fábrica abandonada y se arrojó a su muerte.

Arrestan a implicada tras mensaje en Facebook

El jefe de policía del condado de Polk, Grady Judd, dijo que arrestaron a Román preocupados de que siguiera acosando a otras niñas. Se le acusa de amenazar golpear a Sedwick, diciéndole “bebe lejía y muere” y que debía matarse, agregó.

Judd reveló que Katelyn fue detenida después que publicó un mensaje en Facebook diciendo que había hostigado a Rebecca y que no le importaba.

“Decidimos que no podemos dejarla así. ¿A quién más va a atormentar, a quién más va a hostigar?”, se preguntó el jefe de policía.

Judd dijo que el acoso comenzó después que la mayor de las dos procesadas empezó a salir con un muchacho con el que había salido Rebecca.

A ella “no le gustó eso y empezó a hostigar y finalmente atormentar a Rebecca”, dijo Judd.

Padre niega alegaciones

Un hombre que respondió el teléfono en la casa de Román en Lakeland dijo a la AP que era el padre y que “nada de eso es verdad”.

“Mi hija es una buena chica y estoy cien por cien seguro que cualquier cosa que estén diciendo de mi hija no es cierto”, agregó.

Un mensaje que se dejó en la casa de Shaw no fue respondido inmediatamente.

Las jóvenes fueron intervenidas anoche y entregadas a la custodia de sus padres bajo detención domiciliaria.

Judd agregó que los progenitores de las dos estudiantes se negaron a llevarlas a la oficina de la Policía, de modo que despachó detectives para que fueran a sus casas a arrestarlas. Dijo que Katelyn mostró “gran frialdad, ninguna emoción al ser arrestada”.