“Responsable y noble” presunto asesino de “Baby Hope”

Compañeros de trabajo de Conrado Juárez en NYC se mostraron sorprendidos con las acusaciones en contra del hombre

Un conocido de Conrado Juárez (en la foto) dijo que escuchó al hombre manifestarse preocupado por los desprotegidos y los pobres.
Un conocido de Conrado Juárez (en la foto) dijo que escuchó al hombre manifestarse preocupado por los desprotegidos y los pobres.
Foto: Archivo / AP

Nueva York — Compañeros de trabajo reaccionaron sorprendidos por el procesamiento de Conrado Juárez, quien fue acusado del asesinato de la pequeña Anjélica Castillo, apodada “Baby Hope”.

“Los que lo conocimos por el poco tiempo en el trabajo, pensamos que él (Juárez) no cometió dicho crimen, pues nunca mostró signos de agresividad al contrario su humildad era lo que más lo caracterizaba”, dijo uno de los entrevistados, que prefirió no dar su nombre por miedo a represalias.

Juárez, un mexicano de 52 años, fue arrestado y acusado de haber abusado sexualmente y asfixiado a Anjélica, de cuatro años, en 1991. Posteriormente, junto a la hermana Balvina Juárez-Ramírez, metieron su desnutrido cuerpo en bolsas plásticas para colocarlo en una hielera, según documentos de la corte.

Al día siguiente, tiraron a “Baby Hope” en un área boscosa del parque Henry Hudson Parkway.

“Lo único que le puedo decir es que el señor Juárez era una persona muy callada, introvertida hasta cierto punto. Inclusive, el muchacho con quien más conversaba, que era otro compañero de trabajo, dice que contaba algunos pasajes de su vida, pero siempre era antes de los 30 años, después de los 30 no hablaba nada”, agregó el hombre.

El compañero de trabajo del acusado lo describió como un individuo “muy trabajador, muy atento al trabajo y siempre era puntual”. Además dijo que era “responsable y noble”.

En algunas ocasiones, según el trabajador del restaurante italiano Trattoria Pesce, ubicado en el Bajo Manhattan, lo escuchó preocuparse por los desprotegidos y los pobres. Además, dijo que evitaba los problemas.

“Utilizando el juicio crítico, no nos podemos dejar llevar por las conclusiones de los detectives, pues no sabemos los métodos que fueron utilizados que lo hicieron declararse culpable”, opinó la fuente. “Pues el día del arresto, Juárez -como siempre- llegó tranquilo, luego alguien lo llamó al celular diciéndole que su esposa tenía problemas y que tenía que salir para presentar un reporte con la Policía, y no volvió más”.

La Policía lo estaba esperando afuera del lugar de trabajo para arrestarlo. Ahora sólo esperan que el acusado pueda demostrar su inocencia, aunque están conscientes que el tiempo es lo que está en contra de Juárez.

En la calle la comunidad opina

-Carlos Aguilar, jornalero mexicano que vive en Nueva York hace 10 años.

“Para mí el culpable es el primo, mandado por el padre de la niña. La mamá dice que por miedo no denunció su desaparición, pero ella tuvo tiempo para aprender inglés y conocer el sistema y después ir a la Policía”.

-María Gómez, peruana de 78 años.

“Que le den cadena perpetua porque eso no se le hace a un niño. Se le ve la cara de maldito que tiene. Es culpable y la mamá aunque tuviera miedo tenía que haber reportado a la Policía. Una madre aunque tenga miedo debió reportarlo a la Policía”.

-José Japa, ecuatoriano de 43 años, que trabaja en construcción.

Deben encerrar al tipo y que no salga nunca más. La mamá tenía que estar atenta de sus hijas, pero se dejó llevar por la situación y nunca se preocupó por sus hijas”.

-Rosario Benítez, ama de casa mexicana de 37 años con cuatro hijos.

“Primero que todo, la culpabilidad se da siempre y cuando se encuentren pruebas que lo demuestren. En ese caso, el juez debe decidir, sólo Dios puede perdonar si realmente hay un arrepentimiento. Es una situación muy triste porque era una niña indefensa”.