Bajo amenaza padres de acosadora de Florida

Alguacil advierte que la investigación sigue y no descarta tomar acción contra los padres de Katelyn Román, porque no reconocen que su hija tiene un problema
Bajo amenaza padres de acosadora de Florida
Guadalupe Shaw (izquierda) y Katelyn Román enfrentan cargos por acosar a una jovencita que terminó suicidándose.
Foto: EFE

Miami, 17 oct – El alguacil del condado Polk (Florida), Grady Judd, está considerando inculpar a los padres de una de las menores arrestadas por el suicidio de Rebecca Sedwick, debido a las muestras de “completa negación” sobre la responsabilidad de su hija.

Las menores Guadalupe Shaw y Katelyn Román, de 12 y 14 años, respectivamente, fueron detenidas esta semana acusadas de acoso agravado contra Sedwick, quien el pasado 10 de septiembre se suicidó lanzándose al vacío desde una de las torres de una fábrica de cemento cercana a su residencia en Lakeland, al suroeste de Orlando (Florida).

En declaraciones ofrecidas a Fox News, el alguacil se refirió a las declaraciones de los padres de Katelyn Román aparecidas en algunos medios de comunicación, en las que han negado que su hija haya incurrido en acoso.

El alguacil dijo que Román mostró una completa “desconsideración por la vida”, tras conocerse esta semana que la menor de 14 años publicó comentarios en las redes sociales en los que reconocía haber acosado a Sedwick.

Ante esto los padres señalaron que supervisaban la cuenta de su hija de manera constante y que esos comentarios fueron colocados por hackers que se metieron a su cuenta.

Judd señaló que el objetivo de su oficina es lograr que estos padres reconozcan “que hay un problema con su hija”. Sobre una posible acusación contra ellos, el alguacil señaló que no hay “evidencia para inculparlos, pero la investigación aún no ha concluido”.

De acuerdo con documentos policiales, entre diciembre del año pasado y febrero de 2013 las dos menores “repetida y maliciosamente acosaron a Rebecca Sedwick”, en una confrontación a través de las redes sociales que al parecer estuvo motivada por la relación que la víctima tuvo en el pasado con el actual novio de Shaw.

Según la policía, varios alumnos de la escuela intermedia Crystal Lake, en Lakeland, “corroboraron la información sobre el acoso en distintas ocasiones”.

Entre los ataques se incluyeron mensajes a través de las redes sociales en los que las muchachas le decían a Sedwick “Mátate, qué haces aún viva” o “Toma cloro y muérete”.

Sedwick vivía “aterrorizada” ante esta situación, al igual que sus amigas, pues una de las menores “también acosaba a cualquiera que quería ser amigo de Rebecca y por esta razón algunos niños no querían ser sus amigos”, declaró Judd.