Necesita un descanso

Pablo Alborán está nominado al Latin Grammy con 'Tanto'
Necesita un descanso
Pablo Alborán dice que se dará tiempo para sí mismo antes de su próximo álbum.

Nueva York —Con los tres álbumes que ha lanzado al mercado, el español Pablo Alborán de tan solo 24 años se ha anotado toda clase de triunfos, e inclusive ha sido nominado al Latin Grammy por cada uno de estos trabajos.

En este 2013, el cantante ha recibido nominaciones al galardón en categorías tan importantes como Álbum del Año, Grabación del Año y Mejor Álbum Vocal Pop tradicional por su producción titulada Tanto.

Sin embargo, el intérprete reconoce que tras haber publicado todos sus discos en un intervalo de tiempo muy corto (dos años), ya es hora de tomarse un descanso.

El español discutió con nosotros su carrera y nominaciones.

¿Qué tanta resonancia tienen los Latin Grammy en tu país?

Bastante, al fin y al cabo la música no tiene fronteras. El Latin Grammy es de los eventos más importantes, y a nivel musical, no hay nada que lo supere en el mundo latino.

Para mí está claro que el mejor premio es el aplauso del público, y poder permanecer en el mundo de la música por mucho tiempo, pero el Latin Grammy tiene una repercusión muy grande, lo que conlleva la gala, estar nominado y compartir con otros artistas es un aprendizaje. Es una especie de antena que te lleva a todo el mundo. A través de las nominaciones surgieron actuaciones y viajes inesperados.

¿Te esperabas tanto éxito considerando que tus álbumes se lanzaron muy pronto uno del otro?

No. Y la verdad tenía mucho miedo porque cuando sacas un disco tienes la duda de lo que va a suceder y cual será la respuesta del público. Yo tenía muchas dudas porque no quería saturar a la gente, quería hacer las cosas bien.

Y considerando tu historia, ¿ya estás trabajando en otro álbum?

Sí, pero voy a tardar en lanzarlo. Han sido tres años de mucha locura e intensidad, y además, el próximo disco que es el tercer disco inédito merece su tiempo, mucha recepción y sobretodo, voy a contar con gente diferente así que merezco tomarme un tiempo de descanso, todo el equipo también lo merece. Quiero hacer un disco que realmente represente lo que quiero ser como músico, que no haya tanta distancia entre lo que oyen en el disco y lo que ven en directo.

Pero tienes una reedición de ‘Tanto’ saliendo al mercado…

El cinco de noviembre sale una reedición de Tanto para navidades que tiene una colaboración de Jesse y Joy con la canción Dónde está el amor, un nuevo sencillo, además hay una versión de Éxtasis con arreglos de En directo (su disco unplugged). También hay otros tres éxitos que funcionaron en los álbumes anteriores.

Hablaste en el pasado sobre tu deseo de realizar colaboraciones con Jorge Drexler y Alejandro Sanz, ¿Cómo van?

Ahora en Navidad saldrá una colaboración que hicimos con Alejandro en la que están varios artistas. El me llamó porque es un gran amigo y consejero, colaboramos con la canción Mi marciana. Realmente era una experiencia muy deseada.

La canción ‘Tanto’ con la que estás nominado a Grabación del Año, es un tema que se refiere a esa persona que siempre ha estado a tu lado, ¿tienes a ese alguien?

Tengo varias personas. Es verdad que en el mundo de la música aparecen y desparecen muchas personas. Incluso familia y relaciones que aparecen y desaparecen con más facilidad que cuando no eres conocido. Te dedicas a un trabajo tan peculiar, pero al final encuentras a esas personas con las que puedes compartir.

En el pasado te habías manifestado preocupado por la situación del arte en España, ¿ha cambiado ese panorama?

Las cosas están peor, es como una especie de pesadilla, no se sabe cuál es la solución ni quien la tiene. En mi caso soy un privilegiado, pero no quiere decir que no lo vivamos todos.

Estamos en un momento de desconcierto y desconfianza, yo no siento ningún tipo de representación política. Creo que hay un poco de pérdida de la confianza del ser humano porque te das cuenta que incluso cuando estamos peor, no hay alguien que venga a ayudarte. Da pena que al final todo se quede en una cuestión política y nadie se fije en las cuestiones sociales y humanas.