Fiesta presidencial por el paso del Tri al Mundial 2014

En la residencia oficial de Los Pinos, el presidente Enrique Peña Nieto celebró con casi todo su gabinete

Guía de Regalos

Fiesta presidencial por el paso del Tri al Mundial 2014
Al centro, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, rodeado de sus funcionarios más cercanos. A juzgar por la foto, no hubo mujeres.
Foto: Twitter

MÉXICO – Al centro de la mesa, algunos platos con canapés, vasos y pequeñas copas con un líquido transparente que parece tequila. Es el escenario donde el presidente Enrique Peña Nieto celebró el pase del Tri, la selección mexicana de fútbol, al Mundial de 2014.

Era la medianoche en la Ciudad de México, llovía, hacía frío y los mexicanos se quedaron en casa a ver el partido de repechaje de vuelta que se jugó en Wellington, Nueva Zelanda donde el Tri se impuso con un 4-2 para colarse a Brasil con el jugador estrella del momento Oribe Peralta que logró un “triplete” en los minutos 14, 29 y 33.

Algunos lo vieron con amigos, parientes o parejas. Otros, en familia, con hijos, que asumieron el reto de madrugar desvelados para ir a clases.

En la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario mexicano se llevó casi a todo el gabinete para ver el partido. Ahí estuvieron los secretarios de Gobernación, Miguel Osorio, y de Hacienda, Luis Videgaray.

Además, los jefes de la guardia presidencial, Roberto Miranda; de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño; de la secretaría particular, Erwin Lino; de la vocería, David López, entre otros que saltaron, levantaron puños y manos por cada anotación.

“Acabo de hablar con el DT (director técnico), Miguel Herrera, para decirle a nombre de los mexicanos: Muchas gracias”, escribió Peña en su cuenta de la red social Twitter, desde la que estuvo en contacto con sus seguidores cibernautas en “#nosvamosalMundial”.

En las calles no escampó. Al Ángel de la Independencia, en el DF, llegaron unos cuantos, incluso menos que el pasado 13 de noviembre cuando cuando los mexicanos golearon a los neozelandeses 5-1 sin grandes tumultos al exterior.

Muchos fanáticos ya veían a México fuera del Mundial. En realidad, estuvo a un paso de quedar al margen por cuarta ocasión en la historia después de Italia (1934), Alemania (1974) y España (1982). Pero revivió.