El clásico uruguayo dejó veinte detenidos y nueve policías heridos

Veinte hinchas detenidos y nueve policías heridos, uno de ellos con traumatismo de cráneo y pérdida de varios dientes, dejaron los incidentes registrados durante el clásico del fútbol uruguayo que el Peñarol ganó el domingo por 2-3 en la cancha del Nacional, informó hoy el Ministerio del Interior.

Guía de Regalos

El clásico uruguayo dejó veinte detenidos y nueve policías heridos
El jugador de Peñarol Jonathan Rodríguez (i) disputa el balón con Diego Arismendi (d) de Nacional durante un partido de la liga uruguaya en el estadio Centenario en Montevideo (Uruguay). EFE

Montevideo, 25 nov (EFE).- Veinte hinchas detenidos y nueve policías heridos, uno de ellos con traumatismo de cráneo y pérdida de varios dientes, dejaron los incidentes registrados durante el clásico del fútbol uruguayo que el Peñarol ganó el domingo por 2-3 en la cancha del Nacional, informó hoy el Ministerio del Interior.

Los carboneros, pese a cumplir uno de los torneos más flojos de los últimos tiempos, impidieron al Nacional tomar el liderato en un derbi ensombrecido por los incidentes que obligaron al árbitro a suspender las acciones por varios minutos.

El Ministerio informó de que de los veinte detenidos, entre los que hubo dos menores, quince participaron en desórdenes, dos agredieron a policías y tres cometieron hurtos.

Entre los nueve policías heridos, además del uniformado que perdió varios dientes y que tuvo que ser trasladado la hospital con un traumatismo en el cráneo, hubo varios con cortes en las extremidades, y otro con una fisura en la mano derecha.

Los detenidos ya se encuentran a disposición de la justicia.

Las autoridades se incautaron de más de cien petardos prohibidos y evitó el ingreso de veinte personas en estado de embriaguez.

Los incidentes comenzaron cuando unos doscientos seguidores del Peñarol comenzaron a arrancar las vallas que los separaban de una tribuna repleta de seguidores de Nacional.

También destruyeron butacas y las arrojaron al sector ocupado por sus rivales.