Asesino de Facebook enfrenta serios cargos de homicidio

A Derek Medina, residente de Miami y quien subió la foto del cadáver de su esposa a su perfil de la red social tras dispararle, fue acusado ahora de asesinato en primer grado

Miami – Un hispano residente en Miami que mató a tiros a su mujer en agosto pasado y se entregó a la Policía, tras colgar en Facebook una foto del cuerpo ensangrentado de esta, fue acusado de asesinato en primer grado, informó este martes un canal local.

Derek Medina, de 31 años, fue acusado en un principio de asesinato en segundo grado por la muerte de su esposa, Jennifer Alfonso, de 26 años, pero, según el canal NBC 6 South, los cargos fueron elevados a asesinato en primer grado.

El suceso se produjo en la vivienda de la pareja, cuando Medina presuntamente escribió en Facebook que había discutido con su mujer y que ésta le había golpeado y que, no dispuesto a “aguantar ese abuso”, dijo, la había matado.

Medina dijo en una declaración jurada a los detectives que le interrogaron tras su arresto que había actuado en defensa propia, después de que su esposa le pegara y amenazara con un cuchillo.

En medio de la reyerta, según la declaración jurada de Medina, este le quitó el cuchillo a su mujer y le disparó varias veces, se cambió de ropa, dejó su domicilio, sin llamar a la línea de urgencia 911, y se acercó a la vivienda de unos familiares, a los que confesó el crimen. Posteriormente, se entregó a la Policía.

Al parecer, el hispano disparó a bocajarro contra la mujer cuando esta se encontraba posiblemente de rodillas y trataba de proteger su rostro con un brazo, según los exámenes forenses recogidos por este canal.

Medina, que está preso sin derecho a fianza, se entregó voluntariamente a las autoridades y confesó que había asesinado a su esposa de varios disparos, para admitir más tarde que había subido a Facebook una foto del cadáver de su mujer antes de entregarse.

Al personarse en el lugar del suceso, la Policía “descubrió tendido en el suelo de la cocina el cuerpo de la mujer, que presentaba heridas de tiros” y a la hija de ambos, ilesa, junto al cadáver de la madre.

Según medios locales, la pareja había contraído matrimonio en 2010 y mantenía una relación tensa, con frecuentes peleas. Se divorciaron en 2012, pero volvieron a contraer matrimonio apenas tres meses después.