Acusan a Junot Díaz de burlarse de dominicanos

Escritor desata controversia al cuestionar sentencia contra hijos de inmigrantes haitianos y por llamar "corruptos" a políticos de Quisqueya, lugar donde nació
Acusan a Junot Díaz de burlarse de dominicanos
El escritor Junot Díaz autografía uno de sus libros, durante su visita a República Dominicana en días pasados.
Foto: Corresponsal EDLP / Panky Corcino

Santo Domingo — Escritores, periodistas y al menos un funcionario dominicano recriminaron indignados al escritor Junot Díaz por sus críticas a la sentencia judicial que desnacionaliza a hijos de inmigrantes haitianos, y por calificar de “corruptos” a los políticos dominicanos.

Díaz calificó como un acto “cruel”, “irresponsable” y “cínico” la sentencia del Tribunal Constitucional durante un evento de presentación de sus libros en la librería Cuesta, en esta capital. Sus declaraciones provocaron una carta de rechazo de los autores Eduardo Gautreau de Windt, Pura Emeterio Rondón, Efraím Castillo, Roberto Marcallé, Oscar Holguín Veras y los periodistas Alex Ferreras, Néstor Medrano y Camelia Michel.

Los firmantes sostienen que la presencia en el país del escritor dominicano, criado y establecido en Estados Unidos, “constituye una burla y un gesto muy cínico a los sentimientos de quienes estamos altamente preocupados por esta situación, y lo exhortamos a reflexionar en torno a la sinceridad de sus raíces en la amada tierra”.

El escritor, de 44 años y ganador de un premio Pulitzer, también se convirtió en el blanco de ataque del embajador José Santana, director ejecutivo de la Comisión Internacional Asesora de Ciencia y Tecnología (CIACT), quien le dijo en un mensaje electrónico: “El que te atrevas a llamarte dominicano es un insulto para todos nosotros y tu presencia en el país siempre será una burla cínica!”

El funcionario también cuestionó al escritor por generalizar al llamar “corruptos” a los políticos dominicanos.

Díaz aseguró a El Diario/La Prensa que “las críticas son absurdas” y un pobre intento para tratar de cambiar el foco del debate sobre la sentencia y concentrarlo en “ataques personales ridículos”. Añadió que “lo que está en juego aquí no es mi dominicanidad”, sino la sentencia “perversa” y la capacidad de una democracia de tolerar “la crítica y la disidencia”.

El autor, residente en Nueva York, recordó que, quieran aceptarlo las élites políticas del país o no, la diáspora forma parte esencial de República Dominicana, ya sean jugadores de béisbol, corredores olímpicos como Félix Sánchez, o bachateros como Romeo Santos.

En cuanto al controversial fallo judicial, dictado el pasado 23 de septiembre, Díaz recomendó al gabinete del presidente Danilo Medina aplicar la sentencia dictada en 2005 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ordenó a República Dominicana “adaptar sus prácticas y leyes migratorias a la Convención Americana sobre Derechos Humanos“. La sentencia favoreció a las niñas Dilcia Yean y Violeta Bosico, a las que las Oficialías del Estado Civil se negaban a expedirle actas de nacimiento.

El autor de “La breve y maravillosa vida de Oscar Wao” insistió que al cumplir con esa decisión, “República Dominicana, honraría todas sus obligaciones internacionales de derechos humanos”.

Sin embargo, sus críticos aseguran que desconoce el contenido y alcance de la sentencia del Tribunal Constitucional, la cual, según afirman, está “destinada a organizar la situación de los inmigrantes y sus descendientes”.

En su carta, los periodistas e intelectuales le dicen a Díaz que demuestra “escaso contacto con el país, a pesar de usted autodenominarse dominicano”. Ese motivo, prosiguen, lo induce “a dejarse llevar de una campaña desinformativa, encaminada a cercenar nuestra soberanía, muy bien orquestada desde dentro y fuera de la República Dominicana”.

Aseguran, además: “Que no obstante sus méritos literarios, que lo llevaron a obtener un premio Pulitzer, usted demuestra en esta coyuntura una escasa capacidad de reflexión, y un manejo de la palabra irrespetuoso y mediocre, como se puede notar en el uso de ciertas expresiones y epítetos”.

En respuesta a un mensaje de Facebook en el que dijo que el miedo en Santo Domingo era “palpable”, y que había una gran “intimidación contra los críticos de la sentencia“, los firmantes responden: “Podría pensarse que en ese susodicho temor se esconde una gran indiferencia ante el interés de esta nación en proceder de acuerdo a lo que establecen nuestras leyes y Constitución”.

Algunos de los firmantes de la carta, como Castillo y Marcallé, tienen una larga carrera como escritores.

“Le aseguramos que su pretendida preocupación por este pueblo y esta tierra, es absolutamente innecesaria y resulta ofensiva a quienes sí deseamos lo mejor para el país, y que `temores´ como ése han servido de justificación para acciones muy agresivas y letales, y de abusos contra pueblos pobres y pequeños como éste”.

Nacido en Villa Juana de Santo Domingo, se crió con su madre y sus abuelos. A los seis años, Díaz se mudó con su familia a Parlin, Old Bridge, Nueva Jersey.

Además de “La breve y maravillosa vida de Oscar Wao”, con la que ganó el premio Pulitzer, entre sus obras se cuenta: “Drown”, cuentos publicados en 1996; “This is How You Lose Her”, lanzado en 2012, y su versión en español “Así es como la pierdes”, publicada este año.

Díaz utilizó ayer también su página de Facebook para responder a sus críticos, lo que provocó una oleada de comentarios, la mayoría a favor de seguir luchando para anular la sentencia de la Corte Dominicana.

“Alguien me dijo que yo estaba descalificada para hablar en contra de la sentencia por vivir fuera de mi país, me calificó de ignorante, prohaitiana y dejó claro que le avergüenza compartir la nacionalidad dominicana conmigo. No sólo esta sentencia está dividiendo a haitianos, hijos de haitianos y dominicanos, está sembrando el odio entre los mismos dominicanos”, escribió Milcia Suárez, que vive en Nueva York.

“¡¡Bien dicho, Junot Díaz!! Como dominicanos no podemos cegarnos ante quienes verdaderamente están atacando y destruyendo nuestro país diariamente, llevándolo hacia un abismo. Ellos son los corruptos dentro y fuera de todos los gobiernos, viviendo la ‘dolce vita’ y robando sin control y manteniendo a la gente ignorante, hambrienta y desesperada para así poderla manipular… ¡Seguiremos luchando en contra de esta sentencia!”, expresó Irina Maribel Cruz Garrido.

“Vergüenza ajena es una expresión que capta perfectamente el sentimiento hacia los xenófobos que, afortunadamente, no representan a los verdaderos dominicanos”, publicó Raúl Guerrero.