Comisionados de la OEA bajo tensión en Dominicana

Descendientes de inmigrantes haitianos han enfrentado trabas por parte de la Policía Nacional al momento de interponer denuncias relacionadas con la más reciente sentencia que los despoja de nacionalidad
Comisionados de la OEA bajo tensión en Dominicana
Descendientes de haitianos han tratado de reunirse con miembros de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.
Foto: AP

Santo Domingo — La presencia en República Dominicana de delegados de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos genera tensión entre los grupos que se oponen y los que apoyan la sentencia del Tribunal Constitucional que afecta en forma directa a los descendientes de inmigrantes haitianos.

El Centro Bonó, del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes (SJRM), denunció que miembros de la Policía Nacional impidieron el acceso a la misión en la mañana de ayer de “decenas de dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana“, así como de trabajadores de los ingenios de azúcar que reclaman al Gobierno el pago de una pensión.

Los trabajadores de la caña, la mayoría descendientes de haitianos, no pudieron llegar hasta el Club de Profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en esta capital, en donde opera parte de la misión.

Mientras no cesan los cuestionamientos, el abogado Juan Miguel Castillo Pantaleón, experto en derecho constitucional, criticó la presencia en el país de la CIDH y recordó que República Dominicana “es uno de los 24 países del continente que no ha reconocido oficialmente a la Comisión”.

También los abogados Cristina Aguiar, Laura Leticia Maríñez y Juan Miguel Castillo Roldán, solicitaron al Tribunal Constitucional que conozca un recurso de Inconstitucionalidad de 2005 contra el Instrumento de Aceptación de la Competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, expedido por el Poder Ejecutivo el 19 de febrero de 1999.

Los presidentes del Senado y del citado foro, Reinaldo Pared Pérez y Milton Ray Guevara cuestionaron la presencia de los comisionados. Pared Pérez aseguró que “con la visita de esas personas de la CIDH, lo que se ha montado es un ‘show’ de mal gusto”. Añadió que, al recibir denuncias de descendientes de haitianos, tratan “de vender todo ese aparataje hacia el exterior y perjudicar a la República Dominicana”.