Jóvenes ciegos cultivan las artes en escuela de El Bronx

Decenas de estudiantes del Instituto de Educación Especial de Nueva York se desarrollan en disciplinas como canto, teatro y cine
Jóvenes ciegos cultivan las artes en escuela de El Bronx
Estudiantes del Instituto de Educación Especial de Nueva York mostraron sus talentos durante el espectáculo navideño.
Foto: EDLP / Zaira Cortés

Nueva York — Confiada en su talento y con pies firmes en el escenario, Kimberly Lora sonríe satisfecha al escuchar un estridente aplauso luego de interpretar un popular villancico, en el espectáculo navideño del Instituto de Educación Especial de Nueva York.

Sus compañeros de coro, quienes padecen ceguera total o parcial, también celebran emocionados en medio de un auditorio repleto de estudiantes y profesores.

Lora, de 16 años, sufre una deficiencia ocular que le impide percibir objetos y colores con nitidez.

“No dejo que esta limitación me impida disfrutar la vida. La luz que falta en mis ojos sobra en mi alma”, apuntó convencida.

La adolescente de ascendencia dominicana, residente de Manhattan, comparte la noble enseñanza del personaje El Principito, del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, que dicta “Lo esencial es invisible a los ojos”.

“Las personas normales escuchan el aplauso, pero los chicos especiales percibimos el sonido de la alegría”, comentó. “Me encantan el arte y sus mil formas de expresarse. Cantar, actuar, pintar, no importa cómo, el arte lo hace posible”.

El espectáculo navideño del centro, situado en El Bronx, no es el único escenario en el que Kimberly se llevó las palmas. La talentosa joven es la protagonista del cortometraje Cierra los Ojos (Close your eyes), exhibida en el Festival de Cine Tribeca 2013.

En la cinta, escrita y dirigida por Sonia Malfa, Lora da vida a Imani Cortés, una virtuosa fotógrafa de 13 años con el anhelo de experimentar su primer beso. El personaje encara el drama de la retinitis pigmentosa, una enfermedad ocular genética que afecta su visión paulatinamente.

“Fue mi primer actuación y una de las experiencias más fantásticas. Me esforcé mucho para memorizar las líneas”, explicó. “No hay límites para cumplir los sueños”.

Lora también es parte del equipo de porristas de su escuela, integrado por una decena de jóvenes con ceguera total o parcial. En 2012, el grupo consiguió el primer lugar en el torneo anual de la Asociación Atlética para Invidentes (Eastern Athletic Association for the Blind).

“Desarrollamos una gran coordinación. Es difícil sincronizar los movimientos cuando no se ve bien, por eso era muy importante escuchar”, dijo Lora.

“El arte y el deporte son algunas de las más valiosas herramientas para el desarrollo de los estudiantes”, comentó la doctora Bernadette Capen, directora del instituto. “Tenemos chicos muy talentosos que se esfuerzan por convertirse en adultos independientes. Nuestros alumnos buscan aportar a su comunidad”.