Chile-York vota a la izquierda

Chile-York vota a la izquierda
Partidarios de Michelle Bachelet celebraban anoche en Santiago durante el conteo de votos que favoreció a la expresidenta Michelle Bachelet, representante de la izquierda, que también contó con seguidores mayoritarios en nuestra área.
Foto: EFE

NUEVA YORK — De haber podido votar ayer —la ley de su país impide hacerlo en el extranjero (VER RECUADRO) —, la mayoría de los chilenos de nuestra área lo habría hecho por Michelle Bachelet.

Muchos de ellos nacieron durante la larga dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y alcanzaron su madurez en democracia, un tiempo marcado por el predominio de la Concertación, la agrupación de centro-izquierda por la que Bachelet ocupó la presidencia entre 2006-2010.

Esta nueva generación reclama cambios que veinte o diez años atrás se consideraban imposibles debido al cerrojo institucional que “El Pinocho” impuso al país cuando abandonó el poder.

“La Constitución que tenemos se ideó durante la dictadura”, dice Manuela Viera-Gallo (36), una de las artistas plásticas más prestigiosas de la escena latina local. “Ahora que llevamos más de dos décadas de estabilidad democrática, es lógico que eso cambie”.

Su voto por Bachelet es también un voto por la reforma educativa, consigna que hizo famosa en todo el mundo la dirigente estudiantil Camila Vallejo, ahora diputada por el Partido Comunista. “La educación en Chile deja mucho que desear”, dice Viera-Gallo. “Su reforma es algo que el país pide a gritos”.

Rubén Guzmán (55), dueño de la panadería y restaurante “San Antonio” —uno de los puntos de referencia de la comunidad chilena de Astoria, Queens— dejó Chile cuando era demasiado joven para votar. Desconfía de los políticos, pero simpatiza por Bachelet. “Vino varias veces a la panadería cuando vivía en la ciudad (fue directora de ONU Mujeres, el principal organismo de Naciones Unidas dedicado a la igualdad de género) y me parece una persona sincera que le hará bien a Chile”.

Naturalmente, Bachelet también tiene sus detractores. “Las medidas socialistas de su anterior gobierno frenaron el progreso del país”, dice el empresario Antonio Echenique (52). “Evelyn Matthei (la candidata de la derecha) no me gusta demasiado tampoco, pero es un mal menor”.

La psicóloga Zoia Syzgoric (56) considera que esas críticas son absurdas. “La gestión de Bachelet fue muy inteligente, y su nuevo mandato lo va a ser aún más, porque tiene las lecciones aprendidas”, dijo Syzgoric a EDLP.

Lo mismo piensa la periodista Isabel Sepúlveda (56) de Southampton, Long Island, que espera con ansiedad la ley que habilitará el voto de los expatriados. “La última vez que lo hice fue en 1991, cuando me fui de Chile”, dice. “Son demasiados años sin ejercer uno de los derechos más importantes que pueda tener una persona”.

—Ver más información en pág. 11