Baja número de ejecuciones en EEUU en 2013

Se ejecutó a 39 personas, la segunda ocasión en 19 años en que la pena de muerte se aplica a menos de 40 condenados
Baja número de ejecuciones en EEUU en 2013
La mayoría de las ejecuciones fueron en Texas, con 16, seguido de Florida, con siete, y Oklahoma, seis.
Foto: Archivo

WASHINGTON — La confianza en la pena de muerte sigue declinando y este año se ejecutó a 39 personas en Estados Unidos, apenas la segunda ocasión en 19 años en que el castigo capital se aplica a menos de 40 personas, informó el jueves un grupo privado.

El Centro de Información sobre la Pena de Muerte, organización sin fines de lucro que se opone a las ejecuciones e investiga sobre el tema, dijo también que la cantidad de nuevas sentencias de muerte emitidas se acercó a su nivel más bajo desde que la condena volvió a aplicarse, en los años 70. En este año ha habido 80 nuevas penas de muerte, tres más que en 2012, pero menos de las 316 dictadas en 1996, dijo el grupo.

Las 39 ejecuciones se realizaron en nueve estados. La mayoría fueron en Texas, con 16, y siguieron Florida, con siete, Oklahoma tuvo seis, Ohio tres, Arizona y Missouri dos cada uno, mientras en Alabama, Georgia y Virginia se ejecutó a una persona.

Texas, donde se aplicó a más personas, ilustra la tendencia a la baja. En 1999, tuvo un récord de 48 ejecuciones mientras, en 2013, hubo nueve, lo que significa el sexto año consecutivo que el estado ejecuta a menos de 10.

Maryland abolió este año la pena de muerte, con lo que se convirtió en el 18avo estado que lo hace y el sexto en los pasados seis años.

“Creo que la reducción obedece a las revelaciones de errores en casos capitales, en los que personas inocentes son condenadas y casi ejecutadas, han conmovido al público al grado de que se hace más difícil conseguir sentencias de muerte”, dijo Richard Dieter, director ejecutivo del centro.

“Hay un sano escepticismo acerca de la aplicación de la pena de muerte sabiendo que nueva información seguramente aparecerá 10 años o más después del juicio”, anticipó Dieter. “Los fiscales piden menos la pena capital, los jurados la imponen menos y las ejecuciones ocurren con menos frecuencia“.

Una explicación a la reducción en el número de ejecuciones es que muchos fármacos usados para aplicar inyecciones letales son fabricados en Europa, donde los gobiernos que se oponen a la condena prohíben la exportación de productos con ese fin.

Uno de los motivos que llevó a las autoridades de Maryland a abolir la pena de muerte fue el descubrimiento de que se detuvo y condenó a la persona equivocada por la violación y asesinato de una niña de nueve años en el condado de Baltimore. Una prueba de ADN no sólo demostró que el acusado Kirk Bloodsworth no era el responsable sino que identificó al verdadero criminal, quien actualmente está en la cárcel.