Niña con muerte cerebral será desconectada hoy en California

Al menos que su familia consiga una orden judicial de último minuto, Jahi McMath dejará de existir esta misma tarde
Niña con muerte cerebral será desconectada hoy en California
Una foto suministrada por la familia de Jahi McMath, de 13 años, que permanece conectada a un respirador artificial después de ser declarada con muerte cerebral.
Foto: AP

A Jahi McMath le quedan pocas horas de vida, ya que esta tarde a las 5 p.m. se cumple el plazo que dio un juez para que sea desconectada de un respirador artificial que la mantiene viva desde el pasado 12 de diciembre, cuando sufrió serias complicaciones después de someterse a una cirugía de amígdalas en un hospital de California y quedara con muerte cerebral.

Y aunque la familia de la menor de 13 años dio indicios de que apelaría en una corte superior la orden judicial con el fin de evitar que sea desconectada, o que la trasladarían a otro centro médico inclusive fuera del estado, hasta esta mañana no se había informado de cuál decisión tomarían.

El domingo un oficial del Hospital de Niños de Oakland confirmó que hoy apagarían la máquina que mantiene viva a Jahi, tan pronto como venza el plazo puesto por el juez Evelio Grillo de la Corte Superior del condado de Alameda. El magistrado tomó la decisión de desconectarla luego de recibir la evaluación de un segundo médico, algo pedido por la familia, que también confirmó que la niña tiene muerte cerebral y sin posibilidades de recuperación.

Una de las pocas opciones que tiene la familia, si no logra conseguir una orden judicial de último minuto, es trasladar a Jahi a otro cetro médico. Y precisamente algunos parientes informaron el fin de semana que incluso tienen una oferta de un hospital en la ciudad de Nueva York que estaría dispuesto a recibir a la paciente.

Sin embargo, el abogado de la familia, Chris Dolan, no dio a conocer el nombre del centro médico que recibiría a Jahi en la Gran Manzana, para evitar la atención de los medios. Lo que sí confirmó Dolan es que tanto un centro de cuidado del Bay Area en San Francisco como una instalación de enfermería de Los Angeles cancelaron sus ofertas de recibir a la adolescente.

La razón por la cual los familiares desean mantener conectada a Jahi, es para tratar de ganar tiempo y esperar a que se produzca un milagro y la niña se recupere, a pesar de que los especialistas dudan que su condición médica se pueda revertir.