Cardenal inicia oración de 40 horas por el bienestar de Honduras

El aezobispo Oscar Andrés Rodríguez presidió el inicio de una oración para pedir a Dios por el bienestar del país Honduras en 2014
Cardenal inicia oración de 40 horas por el bienestar de Honduras
El arzobispo de Tegucigalpa insta a la solidaridad del pueblo hondureño.
Foto: AP

Tegucigalpa-. El cardenal Oscar Andrés Rodríguez presidió este martes el inicio de una oración de 40 horas para pedir a Dios por el bienestar de Honduras en 2014.

“Oramos por todos para que Dios bendiga a Honduras y que cese la violencia”, subrayó el religioso hondureño durante el inicio de la jornada en la catedral de Tegucigalpa a las 05.00 horas locales.

La violencia deja un promedio de 20 muertes diarias en Honduras, país que además sufre de otros flagelos como la pobreza, el desempleo y la desigualdad.

En la jornada de oración participarán representantes de diversas parroquias, según explicó el cardenal.

Rodríguez enfatizó que en Honduras solamente habrá igualdad si hay solidaridad para servir al prójimo que tiene necesidad.

Agregó que en el “dar y recibir es que se ejercita el verdadero amor”, y que “Honduras debe ser más solidaria“, lo mismo que el nuevo gobierno que asumirá el 27 de enero de 2014.

En su opinión, los hondureños deben recibir el nuevo año “con esperanza”, y gobernantes y gobernados deben hacer todo lo que esté a su alcance para que el país centroamericano salga adelante de la crisis económica y social que atraviesa.

“Quisiera que hoy, al final de este día, todos tuviésemos un momento de reflexión, de silencio, de oración para pedir perdón si hemos hecho algo malo en el año y sobretodo para pedir misericordia, fortaleza y amor para empezar un año nuevo con entusiasmo, con alegría para hacer el bien”, enfatizó.

El cardenal, quien además es el arzobispo de Tegucigalpa, también indicó que en una carta enviada por el papa Francisco a los obispos, les ha recordado que “no es la economía la que va a salvar a la humanidad, sino el señor Jesús”, y que ese mensaje es “como un gran programa de acción” basado en la fe en Dios.

“Honduras no puede seguir en esta postración”, recalcó Rodríguez al recordar otro mensaje del sumo pontífice: “tenemos que pensar que el mundo no puede ser salvado por préstamos, ni por decisiones de los organismos financieros internacionales, sino solamente puede ser salvado por una solidaridad activa”.